El Maestro vs. el Chato, el primer duelo

En mayo de 1950, la AFLP se convirtió en profesional y programó el clásico para septiembre.
miércoles, 16 de septiembre de 2020 · 00:00

Marco Mejía  / La Paz

 El Superclásico del fútbol boliviano que juegan Bolívar y The Strongest está de fiesta. Este jueves 17 de septiembre, el tradicional choque cumple  70 años,  desde aquel lejano  primer juego oficial que se disputó en el viejo  Hernando Siles con el celeste Víctor Agustín Ugarte y el atigrado  Serapio Vega como figuras.  Ese partido  concluyó con el contundente triunfo académico  por 4-0.

El 25 de mayo de 1950,  la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP) modificó sus estatutos y se convirtió en Asociación Mixta, tanto profesional como amateur. Hace siete décadas se dejó a un lado el amateurismo que existía en  el balompié nacional, ya que varios futbolistas de los equipos comenzaron a percibir un salario por jugar al fútbol.

El libro Historia del Fútbol en La Paz, notable trabajo de Felipe Murguía, cita que el impulsor de esa medida fue el expresidente de la AFLP  Alfredo Mollinedo. Los nueve equipos fundadores fueron Litoral, Northen, Unión Maestranza, Always Ready, Ingavi, Atlético La Paz, Ferroviario y los clásicos rivales del fútbol paceño que desde la década del 30 ya se habían convertido en los clásicos rivales. La AFLP decidió que el primer torneo oficial de 1950 arranque el 9 de julio de 1950 y el primer clásico oficial de la historia fue programado para el domingo 17 de septiembre, desde las 16:00. 

El periodista Tito de la Viña recuerda algunos jugadores de aquella época, como el Maestro Ugarte, al que describe como “un muchachito de físico esmirriado y sin la pinta de jugador formado. Nadie podía imaginarse al verlo que estaba ante el mejor futbolista o por lo menos uno de los mejores que el fútbol boliviano ha tenido en todas sus épocas”. El experimentado comunicador también cita que en el equipo atigrado destacaba Serapio Vega. “Era de corta estatura, pero saltaba como si fuera impulsado por un trampolín y sus cabezazos eran temibles, al igual que sus tiros de media distancia. En Bolívar tampoco podemos olvidarnos de Wálter Chingolo  Orozco que tenía mágicas gambetas para deleitar a sus parciales”, rememora de la Viña en su libro Vivencias de Medio Siglo.

Con el transcurrir de los años, el encuentro entre atigrados y celestes adquirió una trascendencia que ha sobrepasado las fronteras y es considerado en  nuestro continente como el superclásico del fútbol boliviano. Centenares de jugadores, técnicos y dirigentes lucieron las divisas de ambos clubes durante   siete décadas, cuya disputa en cada temporada  sirvió para calificar al encuentro como el juego con más historia y el más importante en el  país.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

16
1