Moody’s rebaja la calificación de Bolivia a B2 y sube perspectiva

El país presenta una fuerte reducción de ingresos y erosión fiscal, pero cuenta con una estructura de deuda favorable y reservas disminuidas, pero fuertes.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:04

Página Siete /  La Paz

En su último informe, publicado ayer, la firma calificadora Moody’s redujo la calificación de Bolivia de B1 a B2  debido a la reducción de los ingresos del país, erosión fiscal, menor ingreso de divisas por la venta de hidrocarburos y a la incertidumbre política.  Asimismo, Moody’s ajustó la perspectiva del país de negativa a estable, principalmente por la favorable estructura de deuda del país.

“La decisión de rebajar las calificaciones de Bolivia refleja la erosión material fiscal y en los buffers de reserva cambiaria; y perspectivas a mediano plazo de crecimiento económico reducido, ingresos públicos más bajos, generación y ganancias de divisas más débiles en un contexto de demanda relativamente débil del sector de hidrocarburos e incertidumbre política persistente”, señala el informe.

De acuerdo con la calificadora, históricamente los colchones de reserva fiscal y cambiaria  han respaldado el perfil crediticio del país. Sin embargo, estos colchones han disminuido significativamente, lo que ha resultado en una erosión material de la fortaleza crediticia de Bolivia.

“El colchón de ahorro fiscal del gobierno se redujo a alrededor del 10% del PIB en 2019 desde el 27% del PIB en 2013. Durante este mismo período, la deuda del sector público no financiero (SPNF) aumentó de 38% a 57,5% del PIB”, explica Moody’s.

  Asimismo, la firma advierte que las perspectivas para las exportaciones son desfavorables dado de menores precios mundiales de la energía y una menor demanda de Brasil y Argentina, principales destinos de exportación de Bolivia.

“Moody’s espera que la pandemia de coronavirus y los ingresos relativamente débiles del sector de hidrocarburos impulsen el déficit  del SPNF hasta el 13,5% del PIB y su deuda hasta  el 72% del PIB,  en 2020. En línea con lo previsto deterioro de las cuentas fiscales, los colchones de ahorro fiscal también disminuirán, bajando aún más un factor de apoyo del perfil crediticio de Bolivia”.

Asimismo, las mayores importaciones para grandes proyectos de inversión en infraestructura energética, junto con los precios más bajos de la energía, condujo a déficits en cuenta corriente sostenidos y a una disminución sustancial de las reservas de divisas de Bolivia. 

Por otra parte, las perspectivas para las exportaciones son desfavorables dados los pronósticos de  menores precios mundiales de la energía y una menor demanda de Brasil y Argentina, principales destinos de exportación de Bolivia, señala la calificadora.

Respecto al cambio de la perspectiva del país a estable, Moody’s señala que esto se debe a la estructura de la deuda externa de  Bolivia, en su mayor parte multilateral y concesional y los colchones de ahorro fiscal, que a pesar de encontrarse disminuidos aún son importantes.

“Como resultado de la fuerte dependencia de Bolivia de los acreedores multilaterales, su costo de financiamiento es muy bajo con el pago de intereses que representan sólo el 2,3% de los ingresos del gobierno general en los últimos cinco años, en comparación con el 7,8% para la media de países con calificación B. Moody’s espera que la deuda pública siga siendo muy asequible durante los próximos años con nuevos empréstitos provenientes principalmente de bancos multilaterales de desarrollo en condiciones favorables”, argumenta la calificadora.

Percepción

El analista económico Mauricio Ríos señaló que la rebaja en la calificación de riesgo de Moody’s solo confirma lo que ya se sabía y plantea pautas de los que se debería hacer para revertir la situación en la que se encuentra el país; sin embargo, no toca los posibles efectos del deterioro del balance del sistema financiero a causa de los diferimientos de créditos. 

“Lo primero: Moody’s está diciendo mucho de lo que ya se sabía, y en consecuencia, en la medida que más se pretenda postergar la solución de nuestros problemas, más difícil será resolverlos sin sobresaltos. Por otro lado, algo que no dice Moody’s es el deterioro de la calidad el conjunto del balance del sistema bancario y financiero. Las reprogramaciones y diferimientos no están generando una falta de liquidez. El mayor riesgo está ahí. la mora va a dispararse en cuanto ya no sea posible seguir con los diferimientos y reprogramaciones. Necesitamos dólares con urgencia para solucionar serios problemas de corto plazo”, explicó Ríos.
 

Prevén deterioro de la  calidad crediticia

  • Diferimientos La agencia de calificación de riesgos Moody's prevé un deterioro en la calidad crediticia de Latinoamérica, a medida que los aplazamientos adicionales para pagos concedidos por los bancos alcanzarán su vencimiento a fin de año, según un informe divulgado ayer.
  • Riesgo Moody's señaló que los bancos de América Latina enfrentan un riesgo de activos “cada vez mayor”, puesto que las tasas de contagio por el nuevo coronavirus “permanecen altas” en la región y la recuperación económica “tiende a ser más prolongada”. “A medida que los diferimientos y los periodos de gracia alcanzan su vencimiento hacia fines de 2020, es probable que aumente el deterioro de la calidad crediticia” en América Latina, indicó.
  • Recuperación El riesgo de una “prolongación o renovación del confinamiento” en caso de que la situación empeore igualmente podría “retrasar aún más la lenta recuperación de las principales economías de América Latina”. La agencia apuntó además que los programas de asistencia económica y social que brindan los Gobiernos del continente son “importantes”, pero “pueden no ser suficientes para prevenir mayores riesgos crediticios”.
  •  

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Otras Noticias