Ocho estatales pagarán el Juancito Pinto, expertos advierten riesgo

Un analista afirma que llama la atención que empresas como YPFB, que no atraviesa su mejor momento económico, deba pagar el 40% del total del bono, cuyo costo asciende a más de Bs 500 millones.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:52

Lidia Mamani  / La Paz

Para este año, el Gobierno dispuso mediante decreto que el pago del Bono Juancito Pinto de 200 bolivianos para cada alumno de establecimientos fiscales y de convenio lo asuman ocho empresas estatales. Al respecto, expertos afirman que las transferencias   pondrán en riesgo la estabilidad financiera de las firmas públicas.

“A consecuencia de la pandemia por la Covid-19 es necesario emitir la norma a fin de apoyar a los estudiantes que se inscribieron en la gestión 2020 (….) como un incentivo al estudio a través de las modalidades virtual, a distancia y otras”, señala la parte del considerando del Decreto Supremo 4336 que autoriza el pago del Bono Juancito Pinto.

En su artículo 6 señala que para la ejecución y entrega del bono 2020 se autoriza al Ministerio de Economía transferir al Ministerio de Educación un total de 504,5 millones de bolivianos, que será financiado con los saldos no ejecutados de la gestión 2019 y ocho empresas y entidades, las mismas que deberán depositar en la Libreta de Recursos Ordinarios de la Cuenta Única del Tesoro (CUT).

A diferencia de este año, para el financiamiento de 2019 al menos 21 compañías estatales se hicieron cargo y este 2020 no fueron incluidas, entre ellas la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) que destinó 30 millones de bolivianos; la Agencia Boliviana Espacial (ABE) con 17,5 millones, la Comibol con siete millones, entre otras (ver gráfica).

Al respecto, el economista Jimmy Osorio indicó que para las fuentes de financiamiento del Juancito Pinto, en general, éstas provenían de una lista de empresas públicas estratégicas que el Poder Ejecutivo consideraba que tuvieron o que tendrán utilidades.

Aunque en años anteriores Bolivia TV o la Empresa Mi Teleférico transfirieron recursos millonarios, pese a tener pérdidas en sus estados financieros.

“Para el 2020 la lista de empresas aportantes llega a siete y una entidad financiera que si bien tiene una participación accionaria mayoritaria, no es una entidad pública como tal. Dentro de la lista, la que más recursos tendrá que erogar de sus arcas es YPFB, seguido por Entel y ENDE, sumando entre las cuatro un total de 400 millones de bolivianos de los 504,5 millones; el restante 20% será cubierto por el resto de entidades y los saldos del pago del bono del 2019”, desglosó el analista.

No obstante, afirmó que llama la atención que empresas como YPFB, que no atraviesa su mejor momento debido a la baja de la cotización de los precios del petróleo y a la reducción de la demanda del gas boliviano deba pagar el 40% del total del bono.

“Es sabido que el modelo empresarial público boliviano no ha sido exitoso, de 28 empresas públicas estratégicas la mayoría atraviesa por problemas financieros, acumulando pérdidas operativas en casi todos los años desde su creación, una pequeña muestra es BTV que cerró el 2019 con una pérdida de 50 millones de bolivianos, lo mismo pasó con Boliviana de Aviación (BoA). En peor medida están empresas como Quipus, San Buenaventura, Senatex, Emapa y otras que incluso pueden considerarse en quiebra técnica”, evaluó.

Para Osorio, si bien el bono Juancito Pinto puede ser considerado como un derecho adquirido, éste no debe ser el motivo para que las empresas públicas sacrifiquen su estabilidad financiera y su desempeño.

En su criterio, en tiempos como los que se está viviendo se debe repensar en términos de austeridad y fortalecimiento al sector productivo nacional, más no así en réditos políticos o beneficios cortoplacistas.

Entretanto, el economista Carlos Schlink afirmó que el Ministerio de Economía maneja las cuentas de todas las entidades a través del CUT, excepto la de Entel y ENDE, pero a la fecha en el CUT se tiene escasez de recursos, porque de forma paralela hay que pagar salarios, pensiones, aportes, combustibles y otros, por tanto, es difícil garantizar el pago del Juancito Pinto.

“Como están todas las entidades, dudo que tengan los montos que les están cargando, si las importaciones de combustible, la refinación, transporte y otros no están pagando, mucho menos pagarán el bono porque no hay recursos. Pero si lo pagan, tendrán que sacrificar otros pagos”, dijo Schlink.

El presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, Jorge Alberto Akamine, indicó que si se aprobó una norma de pago para el Bono Juancito Pinto es porque mínimamente está planificado, ahora ¿cuáles fueron los movimientos económicos que han hecho o de dónde lo han sacado?, es otro tema.

“Sin lugar a duda es un esfuerzo grande que están haciendo las empresas y el mismo Tesoro General de la Nación por la situación actual por la que están pasando. Obviamente, estos desembolsos se van a sentir en los resultados de la gestión de cada empresa, que serán afectados”, anticipó.

Aunque también consideró que en este tiempo de pandemia lo que se tiene que tomar en cuenta es el fin del bono, que coadyuvará a muchas familias que actualmente no tienen ni para comer.

Detalles del  bono

  • Destino  El monto del Bono Juancito Pinto es un pago anual de 200 bolivianos. Los beneficiarios son estudiantes que cursan el nivel de educación primaria comunitaria vocacional o el nivel de educación secundaria comunitaria productiva, en las unidades educativas fiscales y de convenio del subsistema de educación regular, que hasta el 31 de diciembre de 2020 no hayan cumplido 21 años de edad, y los matriculados en los centros de educación alternativa y especial, sin límite de edad.
  • Creación  El bono tiene como objetivo principal la reducción de la deserción escolar. Fue instituido en el país a partir de 2006 y fue financiado, en ese entonces, con las utilidades de la denominada “nacionalización” de YPFB y el beneficio sólo alcanzaba hasta estudiantes de quinto básico. Con el pasar de los años el pago del bono anual se normó a través de decretos supremos emitidos cada año, en los que se definen las fuentes financiamiento, rememoró el economista Jimmy Osorio.
  • Disposiciones   En el Decreto Supremo 4336 señala que el Ministerio de Educación será responsable de suscribir un convenio con la Gestora Pública para contratar la plataforma de pagos y la transferencia de los recursos para el pago del Bono Juancito Pinto a través del sistema financiero vía las cuentas del Fondo de la Renta Universal de Vejez (FRUV).
  • Trámite  Señala que el Servicio General de Identificación (Segip) validará sin costo las cédulas de identidad de los beneficiarios del Bono Juancito Pinto.
  • Desembolso  La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) será responsable de supervisar y regular que las entidades del sistema financiero hagagn efectivo el pago.
  • Pagos  La norma precisa que las empresas y entidades estatales deben efectuar el depósito correspondiente en la Libreta de Recursos Ordinarios de la CUT en bolivianos, en un plazo no mayor a los ocho días calendario a partir de la publicación del presente decreto.

 

 


   

2
1

Otras Noticias