COP25 y la petición de que Bolivia deje las falsas soluciones frente al cambio climático

En la COP25, el encuentro de las Naciones Unidas que concluye hoy, la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático demandó a Gobierno que empiece a trabajar de manera participativa con la sociedad civil.
viernes, 13 de diciembre de 2019 · 00:04

Miriam Jemio  / Madrid-Guardiana

La vigésima quinta Conferencia de Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP 25) concluye este viernes en Madrid. Las deliberaciones entre los Estados asistentes  sobre el Artículo 6 del Acuerdo de París, que aborda la regulación de los mercados de carbono, han representado uno de los puntos más álgidos del evento. Ese mecanismo es rechazado por grupos indígenas y ambientalistas porque consideran que es una falsa solución al problema climático.

La Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático (PBCC) es crítica con este tipo de mecanismos y con los que   plantea el Gobierno de Bolivia en sus compromisos referentes a la producción y uso de energía, como las megahidroeléctricas y los biocombustibles.

 Por ello -junto a ONG como Cipca, Unitas, Cejis, Inti Illimani, Soluciones Prácticas y Fundación Jubileo, entre otras instituciones- ha pedido al Gobierno boliviano cambiar sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) y dejar las soluciones falsas al cambio climático.

 Marcha por el clima en Madrid.

Martín Vilela, miembro de la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático, explicó que los NDC de Bolivia contemplan compromisos que plantean el cambio de la matriz energética con energías alternativas generadas por megahidroeléctricas (como los proyectos Chepete-El Bala y Rositas). 

Para ello se deben construir grandes represas que, se sabe, son grandes emisores de gases de efecto invernadero (GEI); por tanto, no es una solución real al cambio climático.

También hizo notar que la generación de energía a través de agrocombustibles es otra falsa solución.  Y es que para la producción de éstos se requiere ampliar la frontera agrícola; lo que implica mayor deforestación y, en consecuencia, el aumento de las emisiones de GEI, entre otros problemas asociados a los biocombustibles.

Los miembros de la PBCC y otras ONG rechazan también las plantaciones comerciales de bosques que están contempladas en el Mecanismo Conjunto de Adaptación y Mitigación sobre Bosques, diseñado por el anterior Gobierno y que es parte de los NDC, los agrocombustibles, la megarepresas y la energía nuclear. Demandan que las nuevas contribuciones sean elaboradas de manera participativa con todos los actores de la sociedad civil boliviana.

Según Vilela, los NDC en Bolivia no miden las emisiones de gases de efecto invernadero. Asegura que responden al objetivo del Acuerdo de París (bajar las emisiones de gases de efecto invernadero), porque las acciones y metas planteadas más bien incrementarán las emisiones y afectarán a las poblaciones más pobres, entre otros impactos.

La petición de la Plataforma y de  las ONG es que Bolivia actualice sus NDC y que asuma la responsabilidad de proteger los ecosistemas, particularmente los bosques, evitando el acaparamiento privado de la tierra y peligrosos mecanismos de mercado e integrando las propuestas de las comunidades que enfrentan los impactos de las políticas extractivas y del cambio climático.

 Los indígenas de más de un país están en desacuerdo con las falsas soluciones.

Gobierno en el segmento de alto  

Tras la primera semana de ausencia de representación del Estado Plurinacional de Bolivia, el país participó en el segmento de Alto Nivel de la COP 25. Como líder de la delegación boliviana estuvo la ministra de Medio Ambiente, María Elva Pinckert, quien habló este miércoles. 

Antes de partir de Bolivia, la autoridad adelantó que hablaría sobre la situación de la Chiquitania y de las áreas protegidas Tipnis, Tariquía y Madidi, entre otros temas.  

Durante su   intervención pidió ayuda para que la “Chiquitania siga dando oxígeno al mundo”.  

“Resultado de una inadecuada política ambiental en 14 años, Bolivia tiene la deforestación per cápita más alta; hasta el 2017, cada boliviano llevaba la carga de 200 metros cuadrados de bosques tropicales destruidos, más del doble de nuestros países vecinos de la Amazonia”, afirmó. 

Estas áreas protegidas han sido impactadas por proyectos que tienen que ver con la extracción de sus recursos naturales y minerales. El mayor problema del Tipnis es el proyecto carretero cuyo diseño cruza por el medio de ese territorio indígena. 

Este año la Chiquitania ha sido presa de un incendio de magnitud que ha devorado más de tres millones de hectáreas causando un desastre ecológico. El actual Gobierno ha emprendido acciones para recuperar las áreas afectadas.

  Durante la marcha por el clima en Madrid, que demanda acciones urgentes por la crisis climática.

Se conoció  que en la delegación boliviana participan  el viceministro de Medio Ambiente y Cambio Climático, Carlos Fernando Rivadeneira y un grupo de indígenas. 

Previamente, Rivadeneira dijo a Guardiana que el actual Gobierno ni ratifica ni rechaza los compromisos contemplados en los NDC de Bolivia que fueron elaborados por la gestión de Evo Morales, los mismos que establecen un mecanismo alternativo a los de mercados de carbono que en la COP 25 son el punto central de discusión. 

 

Importancia de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas 

La adopción del Acuerdo de París en 2015, en la 21ª Conferencia de las Partes (COP 21), se considera uno de los mayores hitos en materia de cambio climático de la historia. Un total de 196 Partes (195 países más la Unión Europea) realizaron un pacto por el que se comprometen a tomar medidas drásticas a corto, medio y largo plazo para luchar contra el cambio climático.

Para ello, cada país presentó sus Intenciones de Contribuciones Nacionalmente Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés) como parte fundamental del Acuerdo de París. 

En el INDC cada país plasma los esfuerzos nacionales que llevará a cabo a partir de 2020 para cumplir con los dos objetivos más ambiciosos del Acuerdo: mantener el incremento de la temperatura global muy por debajo de los 2 °C con respecto a la era preindustrial, con esfuerzos para limitarlo a 1,5 C;°  y  fortalecer la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y aumentar la resiliencia.

Sumados los compromisos, sin embargo,  no alcanzan para cumplir esa meta. Frente a esta situación, los científicos han señalado que con las  Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés) actuales se pasará de los 3 C°, por eso la ONU insta a los Estados miembros a elevar su ambición climática. Bolivia no debe quedar al margen, demanda la sociedad civil.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

72
3