El gamer Burning Choque aconseja: Sean flexibles y tengan la mente abierta

Choque es un jugador profesional de Dota 2 y campeón internacional. Tomó el nombre de su ídolo, Burning, jugador chino al que le sigue los pasos. Su casa es una gaming house. Tiene 19 años y cuenta cómo es su mundo.
miércoles, 19 de febrero de 2020 · 00:04

Wilson Andrés Quispe Camacho y Jhon Jairo Montan Capione /Cochabamba

Burning Choque juega Dota 2 desde 2015, cuando tenía 14 años. Comenzó por influencia de sus hermanos (jugadores de Dota 2), que le enseñaron. De ahí no paró hasta coronarse como ganador del campeonato  internacional 2017-2018 de Overload. Ganó premios en dinero en efectivo y hasta poleras. El equipo con el que se presentó fue  Omega Gaming, del que ya no es parte. 

Este chico de 18 años  tiene anotados 10  torneos, entre internacionales y  nacionales. Los segundos los disputó en distintos departamentos de Bolivia.

Actualmente es parte del segundo equipo de Infamous,  Infamous Young,  de Perú. Viajó a competir a ese país en enero.

Su verdadero nombre es Ariel Rodrigo Choque Gómez.

Cuando ingresamos a su casa, convertida en gaming house,  para entrevistarlo, estábamos ansiosos. Nos recibió su hermano, muy amablemente, porque Burning estaba en una sesión de juego, para lo cual debía estar muy concentrado. A medida que nos dirigíamos a su habitación los nervios aumentaban y cuando lo vimos ese nerviosismo creció más. Nos hizo pasar al lugar donde práctica y pone todo su empeño para hacer un buen papel en las competencias.

“Buenas tardes, es un honor para nosotros estar frente a una gran promesa del mundo gaming de Bolivia, un profesional que tiene ganas de superarse con lo que le gusta hacer: un player de Dota 2. Nosotros, como jugadores, lo vemos como un referente que nos impulsa a pensar que si somos buenos en lo que hacemos y nos esforzamos podemos triunfar”, le dijimos.

¿Hace cuánto tiempo empezaste a jugar Dota 2 y por qué elegiste este juego, siendo que existen otros como LOL, Starcraft y  HONE?

Elegí Dota 2 porque me pareció un juego demasiado interesante. Empecé como todos, siendo un novato. Comencé el 2015 por influencia de mis hermanos. Ellos me introdujeron en este mundo del gaming, al principio jugando juntos y luego con otros compañeros, ya que la casa donde vivimos es una gaming house; es decir, una vivienda que se usa como un centro de actividades para el gaming o esports, donde players profesionales se entrenan diariamente. 

Muchas veces las gaming house se las usa como bootcamp, es decir, que los jugadores viven en la casa solamente para practicar y mejorar sus niveles competitivos del juego al que se dedican. 

Participó en 10 torneos, nacionales e internacionales.

¿Qué se siente dedicarte a lo que te gusta y ser un top global en el mundo?

Se siente demasiado bien dedicarme a lo que me gusta hacer, es un sueño que estoy viviendo despierto, es una autosatisfacción que pocas veces una persona puede sentir. Y ser un top global me hace sentir que estoy haciendo las cosas bien. Voy por el camino correcto, ya que todas las personas a nivel mundial te reconocen y te admiran porque te ven a través de internet. Incluso detrás de una pantalla se siente el calor y el apoyo de las personas.

¿Por qué el nombre de Burning?

Burning es el nombre de un jugador profesional chino de Dota 2, al cual admiro y sigo desde que empecé a jugar Dota 2. Siempre quise llegar a ser tan bueno como él. Según algunas personas ya soy como él y según otras soy mucho mejor. Según mi criterio, aún me falta un gran camino por recorrer, éste es sólo el inicio de Burning. 

(Un rato de risas, ya entramos en confianza).

¿Cómo toma tu familia el que te dediques a jugar Dota 2 profesionalmente?

Al principio no lo tomaron de buena forma y no me dejaron, ya que como todos los padres querían que estudie una carrera, como es habitual. Conforme fue pasando el tiempo empezaron a entender que se puede generar mucho dinero en este mundo del gaming, y que más que un juego puede ser como un trabajo, un estilo de vida, una profesión. Terminaron apoyándome.
 

¿A cuántos torneos asististe? ¿Cómo te sentiste en el primer torneo?
 

Hasta ahora asistí a alrededor de 10 torneos: tres que se llevaron a cabo en La Paz, uno en Perú, dos en Santa Cruz y tres en Cochabamba. La mayoría de ellos los gané porque siempre andaba muy inspirado y me sentía bastante bien porque podía ganar dinero jugando lo que más me gusta, y haciendo lo que mejor sé hacer. 

En mi primer torneo sentí mucha presión ya que nunca había jugado en un torneo contra otros jugadores igual de buenos que yo, o más preparados, pero logré ganar. Todo mi equipo estaba muy nervioso, puesto que todos ponían su fe en mí, era la esperanza del equipo.

(De nuevo las risas y miradas de complicidad al sentir ese nerviosismo y la seguridad en sus ojos y su franqueza).

Burning en la entrevista con Wilson y Jhon Jairo.

Como nos cuentas te genera ingresos económicos jugar profesionalmente Dota, ¿Cómo es la remuneración y en qué la inviertes?

En sí, como es prácticamente un oficio, sí genera ingresos económicos cada dos meses. Existen torneos mundiales en los cuales se pone a prueba tu rendimiento, porque este es un juego de estrategia. Pero la clave está en si clasificas, porque hay distintos jugadores de talla mundial y tienes que esforzarte, dar lo máximo para poder entrar con los mejores. Existen otros mini torneos que los puedes jugar desde tu PC, todo esto llega a ser pagado vía bancos. El dinero que gano se lo doy a mi familia por darme la oportunidad de seguir mis sueños a pesar de todo.

El Dota 2 es un juego de estrategia ¿cuáles son las posiciones del juego y tú rol? 

Existen tres líneas. En un juego entran cinco versus cinco, la división es dos en la línea de arriba (offlane) que llega a ser el offlaner y support 4. La línea del medio (midlane) que va el midlaner y la línea de abajo (seiflane), donde van el hard carri y suport 5. Existen las cinco posiciones anteriormente mencionadas, cada una tiene una función específica y tienen un rol importante en el juego.

Las demás opciones, como jungla, roshan, etcétera, las vas aprendiendo y comprendiendo según vas avanzando. Yo cumplo la posición de hard carry, voy en contra del offlaner, enemigo que tiene que evitar que yo avance en el juego. El juego es de estrategia, así que hay que llegar a descubrir los secretos que ofrece.

¿En el país se da el apoyo para las “promesas” de los juegos  gaming?

Sobre el apoyo, no recibí ningún tipo de apoyo de parte de Bolivia, aunque se llegó a participar y llevar el nombre de nuestro país al nivel mundial de estos juegos gaming, por parte también de  jugadores que se destacaron en torneos a nivel internacional, como Wisper, que jugaba en esta gaming house.

Una gaming house. donde players profesionales se entrenan.

¿Alguna vez te dijeron que dedicarte a los juegos te traería consecuencias en la vida? ¿Cuáles fueron malas y cuáles fueron buenas? 

Bueno existieron ambas (piensa y luego con una sonrisa nos responde). Entre las consecuencias malas está la inversión de tiempo, ya que como es un juego duradero, ciertas personas no lo entienden y piensan que es un vicio; en realidad, una partida dura alrededor de 30 minutos y en algunas circunstancias puede durar más. 

Por otro lado, mis papás lo tomaron a mal al principio porque no estaban informados debido a que en nuestro medio no es está difundida la idea del  player profesional. Incluso, lo errado es pensar que es una pérdida de tiempo; sin embargo, pude demostrarles a mis padres lo contrario y ser un buen estudiante. Ellos pensaban que bajaría mis notas y no fue así. 

El lado positivo o bueno es que despierta en mí el deseo de superación y de ponerle ganas, ya que entre más practicaba mejor era. Pude llegar a ser un mejor player y en no tan largo plazo pude generar recursos económicos. Yo creo que cuando te gusta y te apasiona el juego, que es lo que me motiva, puedes vencer muchos obstáculos y ser flexible para tener la mente abierta. 

Este sueño, como quien dijo, se resume en: “Mejor es estar informado y haber triunfado, a haber errado por no intentar y terminar derrotado”.

Wilson Andrés Quispe Camacho y Jhon Jairo Montan Capione son estudiantes del colegio  Marista Fe y Alegría de Cochabamba. Su entrevista obtuvo el tercer lugar en el programa La entrevista que siempre soñé 2019, que impulsa la Fundación para el Periodismo con el apoyo del European Journalism Centre. El trabajo contó con el apoyo  de la profesora Pamela Jimena Candy Cerrogrande.

 

 

27
11