Un boliviano en Italia cuenta que es vital aislar y atender a pacientes con el Covid-19

Actualmente, la virulencia del contagio está en descenso y se espera que los resultados de las medidas nacionales puedan conocerse en 10 a 14 días. Todos esperan que pase el pico de la tendencia actual.
martes, 17 de marzo de 2020 · 00:04

René Antezana Juárez / Italia

Italia hoy por hoy es uno de los referentes a nivel global en relación con   la pandemia del coronavirus. Este país cuenta con uno de los mejores sistemas de salud pública de Europa y, por tanto, del mundo, pero  aún así, tiene  limitaciones para encarar este virus. Sin embargo, hay esperanza porque la virulencia de la enfermedad comenzó a bajar. 

Una de ellas, el desconocimiento del mismo,  en su real dimensión (nadie sabía, en realidad, con qué tipo de enfermedad se estaba por enfrentar), la cual fue minimizada en un principio, como en otros Estados de Europa. La otra es que por décadas de políticas de austeridad (neoliberal), no se ha fortalecido aún más el sistema.

Italia fue sorprendida con la presencia de los primeros casos de infectados en las regiones del norte, Lombardía y Veneto.

 Un vecino empuja un carrito de compras lleno de comida frente al Coliseo romano, símbolo de la ciudad y  principal atracción turística.

 Los primeros días se desarrollaron protocolos para identificar la red de contagios posibles a partir del paciente uno, ya que no se encontró al paciente cero. Las  decisiones fueron de prevención y de mediana intensidad en la región afectada (suspensión de clases especialmente y medidas de higiene). 

Luego se aislaron los municipios donde los contagios se dispararon, identificados como zonas rojas. Esto significaba ampliar la clausura de las actividades escolares y universitarias, económicas, culturales, sociales, con excepciones como supermercados y farmacias. 

Paralelamente  se tomaron otras medidas como la inversión inmediata en equipamiento (camas, ventiladores, respiradores), la contratación de mayor cantidad de médicos y personal técnico, la habilitación de  infraestructura.  La situación obligó además a acelerar las titulaciones de médicos para que puedan incorporarse a la emergencia. 

Un hombre con mascarilla pasa por la  desierta Plaza del plebiscito en Nápoles.

 Las pérdidas son gigantescas en la octava economía del mundo. Una parte importante de la economía de Italia es el turismo, que ha ingresado en total estancamiento puesto que decenas de millones de reservas han sido canceladas (sólo Venecia recibe 30 millones de visitantes al año). 

A la desconfianza la Unión Europea  (UE) ha respondido con un apoyo de 25.000  millones de euros y ha decidido flexibilizar políticas económicas para que Italia pueda cubrir parte de la crisis, entre ellas cubrir los huecos de la economía, fortalecer el sistema de salud y otras como la “amortización social” que implica pagar a abuelos y niñeras (que se están haciendo cargo de los niños de padres que deben trabajar), cubrir sueldos de trabajadores en paro, liberación de impuestos, postergación de pagos de créditos de vivienda y muchos otros.

Turistas pasean por la Plaza de España en  Roma el 14 de agosto de 2017 (arriba) y el mismo lugar despoblado el 12 de marzo de 2020.

  En este contexto, China envió  un equipo de expertos y una importante donación de material y equipamiento médico. En el tema sanitario, un aspecto clave del virus que debe comprenderse no es tanto su mortalidad, sino más bien el tiempo que un paciente grave requiere de atención de emergencia, puesto que debe estar aislado con atención personalizada y equipos especiales (respiradores para suplir los pulmones bloqueados) durante al menos dos a tres semanas como mínimo.  

Dada la dimensión de casos graves, el requerimiento de camas y equipos supera toda capacidad hospitalaria, por más desarrollada que fuera. 

Italia está adquiriendo 5.000 camas para duplicar su capacidad actual (más equipos). Lombardía está saturada y se está debatiendo si varios pacientes graves deben ser trasladados a otras regiones con camas disponibles como Lazio, donde se encuentra Roma. 

Es de destacar el enorme sacrificio del personal de salud (y de miles de voluntarios) que está impidiendo que esta dramática situación sea aún más grave.

 Vista de la plaza de San Pedro en Roma desierta.


 
Como un estado de sitio

Las últimas medidas son prácticamente las de un estado de sitio. Una de las razones es porque las primeras medidas no tuvieron la respuesta esperada de parte de la población, en especial de los jóvenes, ya que sin  clases en colegios ni universidades, comenzaron a realizar fiestas y reuniones masivas en playas y otros lugares, contribuyendo así al riesgo de una mayor difusión del virus. 

 En estos días, las personas deben circular con un documento que justifica su traslado y que, de comprobarse falsedad o transgresión excesiva, hay multas y hasta cárcel. Se han cerrado todos los locales comerciales y oficinas, clausurados todos los eventos culturales, sociales y deportivos.  También han disminuido los servicios de transporte público (porque parte de la población necesita trasladarse) y sólo se permite la apertura de lugares de venta de alimentos, supermercados, farmacias, bancos, fábricas y algunos otros servicios estratégicos. 

 Dos personas en una Roma aislada saludan desde la ventana de su casa.

Los números de casos siguen subiendo, pero también suben los de pacientes curados  y, cómo no, la mortalidad en un 4% a 5% que es el más elevado frente a otros países. Este es un tema complejo y que debe ser analizado más profundamente porque se incluyen todas las muertes en Italia, no sólo por el virus y, por otra parte, no se está haciendo tests a todo el mundo, que implicaría identificar mayor cantidad de contagiados y los porcentajes variarían (muchos están con síntomas más leves y en sus casas).  

Actualmente, la virulencia del contagio está en descenso y se espera que los resultados de las medidas nacionales puedan conocerse dentro de unos 10 a 14 días. Todos en el país esperan el momento  en que pase el pico de la tendencia actual.

“Medidas deben ser radicales para evitar la expansión de virus”

 La experiencia enseña que las medidas deben ser inmediatas y radicales, y no esperar a que el virus se expanda (los resultados con medidas blandas lo demuestran España, Estados Unidos y Francia que a diferencia de las de Corea del Sur o Dinamarca, que están obteniendo un mayor control sobre la pandemia). 

No permitir que el Covid-19   esté un paso adelante es la consigna, señala René Antezana, un boliviano residente en Italia y que cuenta lo que ocurre en el país europeo. 

 Galería Vittorio Emanuele II en Milán, vacía.

Afirma que es de suma importancia que los medios de información asuman la responsabilidad de mantener adecuadamente informada a la población y no incrementar el miedo. Lo mismo con la responsabilidad y conciencia de la población en las redes sociales y en todo lugar. 

El Covid-19  ha permitido que la población cambie de chip por el bien común dejando de lado sus hábitos.

Además ha generado una toma de conciencia nunca antes vista en Italia.  La población en el atardecer y de manera espontánea, ha comenzado a salir a los balcones y terrazas,  a cantar canciones populares a ciertas horas para mantenerse vinculados y convivir aún en el aislamiento , mantenerse unidos y esperanzados.

 Debido a que  todo el mundo está en su casa, se están difundiendo y compartiendo  por Tv y redes sociales la participación de artistas y actores culturales italianos con lecturas de poesía, visitas a exposiciones, cuentacuentos, música y otras expresiones.

Obviamente, con estas medidas emergen múltiples problemas tanto en la ciudadanía con temas de vida cotidiana diversos, que van desde la dramática muerte solitaria en los hospitales hasta demandas de mayor seguridad en empresas, fábricas, con empleados, que poco a poco se van subsanando mediante diversas instancias creadas para ello, añadió.
 

 Filas en un supermercado en Milán.  
Foto:AFP y EFE

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

22