La Catedral de Tarija, entre la tierra y el cielo

La inclinación de la torre sur requería una rápida intervención para evitar su desplome, al igual que la reposición del techo. La Catedral luce remozada.
martes, 19 de enero de 2021 · 05:04

 Fátima López Burgos / Tarija

En abril de 2020, un sismógrafo de última generación dio inicio al proyecto de restauración de La Catedral Metropolitana de Tarija, que permitiría resguardar 300 años de historia y reparar 70 años de olvido.

Ana María Barja, ingeniera de profesión y secretaria de obras publicas de la Gobernación, recuerda que Adrián Oliva y su equipo decidieron ejecutar, contra viento y marea, este proyecto patrimonial archivado desde 2013 y cuyo costo, en su primera fase, alcanzó los 1,9 millones de bolivianos.

Un equipo multidisciplinario de 20 personas, integrado por ingenieros, arquitectos y restauradores expertos oriundos de Potosí, pusieron mística y largas horas de trabajo para salvaguardar el patrimonio tarijeño. 

El interior  de la Catedral de Tarija.

Antes de la intervención se evaluó la resistencia de las paredes de adobe y el techo, midieron las vibraciones y movimientos de la estructura. La restauración debía resolver la inclinación de la torre sur mediante un encamisado (revestimiento), además de cambiar la cubierta, cuyas calaminas presentaban agujeros y fisuras debido al paso del tiempo.

Adobe y penca

La magia de la restauración invadió La Catedral como un rayo de luz, el desafío era mantener los elementos originales combinando con nuevos materiales que contribuyan a darle firmeza y resistencia. 

Más de cuatro décadas llevó a los expertos peruanos y chilenos, estudiar el comportamiento del adobe para evitar la repetición de fisuras en los muros y fallas verticales en las esquinas, dolencias que padecía La Catedral de Tarija.

La antigua cubierta destacaba por un elemento ingenioso en materia de construcción: Cerchas de madera maciza tradicional, unidas con cuero de animal fuertemente amarradas que homogéneamente repartían las cargas y las descargaban hacia los muros. Esa estructura, la mayoría en buen estado, fue reforzada con fierro acerado.

Las  obras  de refacción dentro el templo.

Cuando se removió el entablonado y la calamina, se descubrió un revoque de barro demasiado denso que generaba una carga innecesaria; por esa razón, se retiró el material, se lo acopió y volvió a generar una nueva masa, agregando mucílago de penca de tuna para estabilizar e impermeabilizar y lograr densidad y viscosidad en la nueva mezcla, generando una especie de plastificado natural, mejorando así las propiedades físicas y prolongando su vida útil. 

La puerta de ingreso a La Catedral también fue restaurada. La estructura destaca por ser de madera maciza, correspondiente a la época Republicana. Durante el proceso se detectó un recorte en su estructura debido al cambio de piso, además de cinco manos de pintura de diferentes colores. Se optó por mantener el color original y ajustar el sistema de rodamiento de la puerta; esta intervención hoy permite apreciar las molduras en forma de rosa, además de los pétalos tallados en la misma pieza de madera, por artesanos de la época.

En 2004, la Catedral  fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Tumbas y túneles

Barja desmitificó la existencia de túneles que conecten La Catedral con el Colegio Santa Ana y mucho menos un túnel que la conecte con la Iglesia de la Loma de San Juan, primera iglesia construida en Tarija y considerada una reliquia histórica, debido a que el general La Madrid libró allí la histórica batalla de La Tablada.

Lo que sí existe es una especie de catacumbas donde fueron enterradas autoridades eclesiásticas y notables, entre los que destacan los restos del padre Julián de Lizardi, ajusticiado y considerado un mártir jesuita de la evangelización efectuada en el Chaco tarijeño.

Culminado el trabajo, la Gobernación proyecta recrear un museo que permita recorrer La Catedral y apreciar los trabajos de restauración además de habilitar la visita a la cripta que guarda los restos de los primeros jesuitas que llegaron a Tarija. 

Uno de los exquisitos  detalles del techo de la Catedral.

Fase final

La obra no está concluida, resta encarar la segunda fase del proyecto que comprende la remoción de paredes, pintura, mejoramiento en la iluminación, restauración de imágenes, obras de arte, además de una intervención especial en la fachada de piedra.

El presupuesto estimado es de cuatro millones de bolivianos y debe ser aprobado, en La Paz, por la Asamblea Plurinacional.

Mientras el milagro suceda, el pasado 20 de diciembre, el nuevo párroco de La Catedral, Alex Labra Guerrero, junto a las autoridades del departamento, en un gesto de Acción de Gracias, reanudaron las celebraciones eucarísticas;  los fieles con la mirada en alto se detienen a admiran el color cielo de la cubierta, mientras el coro interpreta un tradicional villancico:

Del tronco salió la rama

 De la rama nació la flor

 De la flor nació María

 De María el redentor

 Alegría, alegría

 Viva Jesús y María…

Sobre la Catedral

  • Fecha  La Catedral de Tarija fue construida en 1690 por los padres jesuitas.
  • Torres  La estructura de adobe consta de dos torres con tres naves.
  • Cambios  Entre 1944 y 1945 se revistió el frontis con piedra y se quitaron las verjas del atrio de estilo colonial.
  • Patrimonio  En 2004, mediante Ley 2852, fue declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

10
1