Priscilla Quiroga, la mujer que priorizó la familia al trabajo... y triunfó

Llegó a la televisión después de su paso exitoso como modelo. Fue Miss Bolivia en 2001 y fue la imagen de los espacios informativos de Unitel y Cadena A. Su mayor triunfo son sus dos hijos.
domingo, 22 de mayo de 2022 · 05:00

Erick Ortega / La Paz

Santiago la mira y hace un gesto de aprobación, su mueca de orgullo se disfraza de sonrisa. Permanece en silencio y sigue mirándola. Su mamá habla casi sin parpadear, va contando cómo fueron sus 42 años de vida hasta ahora que se encuentra frente al periodista de Página Siete. Habla de la época en la que modelaba, se acuerda del salto que tuvo a la televisión y de aquella vez que tuvo tanta hambre que no le importó rezar por comida. Recuerda que estudió derecho y se fue por el camino del periodismo, narra de los distintos roles que cumplió en su trayectoria, pero sin lugar a dudas Priscilla Quiroga Sarmiento escogería una y otra vez el papel de ser madre. Santiago ahora sí sonríe con ganas.

Señorita La Paz, presente

En el living de su casa de Achumani, Priscilla tiene fotos de sus seres queridos. Hay imágenes en blanco y negro, pero los recuerdos de la joven son a colores y muy vívidos. Explica por ejemplo que estudió en el colegio Loreto, luego saltó al modelaje… y de ahí el camino de las pasarelas le llevó a postular por ser la mujer más bella de La Paz.

Fue en 2001 aunque Priscilla no recuerda el año con claridad. “Ha pasado tanto tiempo”, dice y sonríe. Al instante aclara que aquella fue una de las mejores experiencias que tuvo: “Me sentí súper orgullosa porque me tocó representar primero a mi departamento como La Paz y luego a Bolivia en el concurso internacional en Japón”.

La Señorita La Paz y Miss Bolivia 2001 no pierde el fulgor de sus ojos y tampoco el orgullo por su país: “Ya cuando tú sales de las fronteras, cuando tienes la corona en la cabeza, ya no te llamas Priscilla sino Bolivia”, explica la mujer que participó en el Miss La Paz con el apoyo de la agencia de modelos Golden Model, de Liz Mayorga.

Siendo modelo no dejó de estudiar derecho y se tituló en la Universidad Católica Boliviana. Hizo un diplomado en Dirección de Medios y Periodismo. Es que, ella lo sabe, lo suyo son los medios de comunicación.

Pero, ¿por qué estudio leyes? “Mi abuelo era abogado, mis tíos abogados… soy la hermana mayor de tres hermanos y debía seguir ese camino. Además, ahí estaba la carrera diplomática, viajar, conocer otros países”, rememora y se pierde en los recuerdos. Luego presenta un “hábeas corpus” personal y acota: “Al final todos los periodistas terminan estudiando derecho o al menos la mayoría. Entonces yo empecé al revés: primero hice derecho, luego ya seguí con periodismo”.

Comer sobre una tumba

Fue modelo. Como representante de la belleza boliviana estuvo en Japón y luego llegó más lejos. Su rostro apareció en la televisión y, casi sin querer, dio el primer paso sin retorno en la televisión.

“Me gustaba mucho el acercamiento con los medios de comunicación, las cámaras, el micrófono. El acercamiento mayor arrancó con ATB; ese  año que justamente era Miss me tocó hacer un sorteo donde yo era modelo primero y después vino el salto. Ese día no fue el conductor del programa  y el productor de entonces me dijo: ‘Priscilla, tú sabes la hermenéutica y tienes que hacer el sorteo’. Era en vivo y directo y respondí ‘pero yo no soy conductora’”. No le recibieron un “no” como respuesta y eso resultó casi mágico. “Lo hice y fue como cuando te enamoras, así yo me enamoré de la televisión y creo que pasó algo similar con los medios”.

Ingresó a Unitel en 2005. Estuvo en la Revista matutina, luego en el informativo de Telepaís y se convirtió de a poco en uno de los emblemas del canal televisivo.

Recuerda a cada uno de sus compañeros de trabajo de aquella época y, en especial, a sus jefaturas de quienes aprendió mucho. Tiene nostalgia por Chinito, un camarógrafo de Unitel. Cuando se conocieron ella era “la nueva” y quien estaba dispuesta a trabajar más y más. “Recuerdo que me tocó cubrir Todos Santos y yo fui a hacer la cobertura, volvimos como a la una de la tarde con Chinito y Daniel (Cárdenas), que era mi jefe, me dijo ‘se van ahora mismo porque hay un acto especial por Octubre Negro, tienen que subir a El Alto’. No habíamos almorzado ni desayunado nada. Nos fuimos con el chofer y Chinito, los tres. Subimos a El Alto e hice la nota. Teníamos todo el acto y todo estaba bien. Al volver estábamos caminando por el Cementerio y ya no daba más de hambre. Les dije ‘chicos, ya no puedo, rezaremos por un plato de comida, por favor’”. Cuenta que se acercó a una señora y la Miss Bolivia 2001 le pidió orar por el alma de su difunto, la mujer le respondió: “Claro, señorita”. Sonríe con la imagen del pasado. Sigue: “Rezamos los tres y nos invitó platos de comida, creo que me senté sobre un ataúd, allí sobre la tumba yo empecé a comer”.

Corretear detrás de Evo Morales en Tiwanaku, buscar noticias desde temprano, dar patadas periodísticas eran parte de su cotidianidad. Y en medio llegó a enamorarse de quien era su jefe, Daniel Cárdenas. Todo fue muy rápido… y ya van 16 años de casados.

Mamá por siempre

Dejar Unitel fue un golpe muy doloroso pues se había enamorado del oficio. Le tocó ser mamá y su rostro de a poco dejó la televisión, algo que ella jamás hubiera querido.

“A veces hay medios que no comprenden este cambio que hay en tu vida. Yo creo que todavía existe la discriminación con las mujeres y para las mamás es muy fuerte todo esto”. De pronto la amplia sala del living parece ensombrecer.

Ella era mamá primeriza y dejó atrás todo para dedicarse a cuidar a la razón de su vida, quien en la entrevista no deja de mirarla, y ahora lo hace con cariño.

Cadena A le permitió volver. Fue  productora y no sólo aparecía en la pantalla. Casi sin sentir estuvo una década allí y la noticia que más recuerda de entonces es aquella en la cual viajó con el papa Francisco.

Desde que ella supo que Mario Bergoglio asumió como pontífice, ella se propuso entrevistarlo. Cuando se habló del viaje del Papa a esta parte del mundo ella hizo todo lo posible por sumarse. “En ese momento me hablaron de la postulación para poder formar parte del vuelo papal, lo cual no es nada sencillo pero lo hice”. Hubo unas 2.000 postulaciones, llenó interminables formularios y al final lo logró. La aventura tenía un costo de aproximadamente 16.500 dólares; pero ella ayudó a conseguir el dinero. Al final estuvo en la misión papal y es un recuerdo imborrable. Por entonces trabajaba tanto que le quedaba poco tiempo para la familia; cuenta que en el colegio de su hijo pensaban que Daniel era papá soltero porque pocas veces la vieron.

Cuando todo iba viento en popa en su carrera en Cadena A, recibió la buena noticia de que iba a ser mamá de nuevo. Se ilusionó con la maternidad, pero contra su voluntad tuvo que dejar Cadena A. La historia se repitió y el 27 de junio de 2020 nació su hija Alicia. Llegó al mundo en un momento difícil, de pandemia, cuando la incertidumbre reinaba. Pero Alicia al final llegó a adueñarse de una parte del corazón de Priscilla.

Hace 10 años que ella y Daniel voltearon la mirada a las redes sociales y hoy tienen emprendimientos propios. Además incursionaron en el mercado cruceño… y les va muy bien.

“Estar en el mercado cruceño es vital porque no podemos hablar de Bolivia sin Santa Cruz. Estar en ese mercado es importante. Es importante conocer por qué la gente va a Santa Cruz y mostrar que su dinámica es distinta. La gente piensa en emprender”, reflexiona.

La mamá orgullosa con sus dos razones de vida.

Alicia llega para alegrar la sala de living. Está lista para la sesión de fotos, la entrevista va a concluir en un momento.

Priscilla, que fue a Japón, voló con el Papa e hizo muchos viajes, recibe esta pregunta: ¿Cuál es el lugar más feliz del mundo donde quisieras ir? No tiene  dudas al responder: “Mi casa, sí, mi casa donde esté mi esposo, donde estén mis hijos a los que más amo”. Santiago está feliz y demuestra que tiene la sonrisa de mamá.

 

HOJA DE VIDA
  • Nacimiento Priscilla Quiroga Sarmiento nació en la ciudad de La Paz el 22 de febrero de 1980.
  • Estudios  Se tituló en la Universidad Católica  Boliviana y tiene estudios superiores  en Dirección de Medios y Periodismo. A veces suele ser invitada para dar charlas a estudiantes.

 


Gustos
(La periodista paceña y sus preferencias )

A los 17 años fui campeona nacional de gimnasia. Luego saliendo del colegio hice básquet. También entré al  equipo departamental de básquet y  estuve en el equipo de la Universidad Católica. Son los dos deportes que he hecho que me encantan.

Me encanta también la natación, yo nunca la hice como deporte, pero me encanta.

Soy de Piscis y quizás por eso me gusta.

No soy de salir a bailar y yo creo que en su época lo hice y me encantó y ya.

Mi felicidad hoy tiene otro concepto, es el estar en casa, el compartir algo rico con mis hijos y pasarla bien, ver una buena película, jugar con Alicia o charlar con Santi. A veces los sábados, cuando es de noche, estoy con mis hijos porque yo hago pijamada con los dos, entonces es muy diferente, es algo único
Priscilla alza a Alicia, al lado está
Santiago.?

Yo creo que viví lo que tenía que vivir en su momento y ahora mi felicidad  es la familia y ya.

Me gusta la música para escucharla, no tengo a muchos intérpretes favoritos, pero me gustan las canciones que son muy alegres. Ahora me gusta mucho Olga Tañón. Pero también tengo mis momentos, no me pongo medio romántica, me gusta.

Al hablar de libros, yo prefiero las historias vivenciales, como la de Viven (de Piers Paul Read)... así, ésa soy yo.

Priscilla Quiroga

 

Priscilla Quiroga fue parte de la agencia de modelos Golden Model, de Liz Mayorga. Se postuló al Miss La Paz en 2001.

 

Llegó a la televisión siendo modelo. Estuvo en ATB, fue parte central de los noticieros de Unitel y Cadena A. Hoy es emprendedora.

 

Una de las experiencias más inolvidables que tiene es cuando acompañó al Papa en un vuelo. Aquella travesía fue en 2015.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos