América Latina

Factores socioeconómicos y la crisis de la Covid-19

Los países con más muertes por cada 100 mil habitantes son Perú, con 106,9 (primero a nivel mundial) y Bolivia con 76,4 (cuarto).
domingo, 15 de noviembre de 2020 · 00:00

León Padilla Economista y profesor e investigador en la Universidad de las Américas (UDLA) Latinoamérica21

Lejos de generar oportunidades, generalmente los períodos de crisis desnudan problemas estructurales que en situaciones normales pueden pasar desapercibidos. La pandemia de la Covid-19 ha provocado la mayor crisis económica y social en el último siglo. En este contexto, Latinoamérica ha sido una de las regiones más afectadas. Según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) el PIB per cápita a finales del 2020 sería igual al de 2010 (lo que implica un retroceso de 10 años), se han cerrado 2,7 millones de empresas, el desempleo se colocaría en 44 millones de personas y la pobreza extrema llegaría a niveles similares a 1990. 

Además de las secuelas económicas, Latinoamérica también ha sido uno de los territorios con más altos índices de pérdidas humanas. De acuerdo con la información de la Universidad Johns Hopkins, al 28 de octubre de 2020, el total de casos confirmados de Covid-19 ascendían a 44 millones de seres humanos y 1,17 millones de muertes a nivel mundial. De estos, 11 millones de casos y 394 mil muertes corresponden a América Latina y el Caribe. Es decir, la región concentra el 24,95% de casos y el 33,8% de muertes reportadas, siendo algunas naciones las más afectadas. 

Por ejemplo, los países con más muertes por cada 100 mil habitantes son: Perú con 106,9 (primero a nivel mundial), Bolivia con 76,4 (cuarto), Brasil con 75,4 (sexto), Chile con 74,9 (octavo), Ecuador con 73,7 (noveno) y México con 71,2 (décimo). 

Además, México, Ecuador y Bolivia presentan altos niveles de fatalidad (fallecidos/casos confirmados) con 10,0%, 7,7% y 6,1% respectivamente. Cabe señalar que estas cifras contienen un grado de inexactitud, pues miles de contagios y muertes no pudieron ser confirmados por las limitaciones para realizar pruebas de Covid-19. 

Pero ¿qué factores podrían explicar estas cifras? La respuesta a esta pregunta es extremadamente compleja. Por una parte, existen causas subjetivas que impiden su adecuada medición. A saber, factores idiosincráticos como el desconocimiento del alcance de la enfermedad, un inadecuado comportamiento frente a directrices emanadas por las autoridades, falta de credibilidad frente a decisiones del poder político, apego a relaciones sociales cercanas, entre otras. 

Por otro lado, también existen ciertos elementos que permiten un análisis más objetivo para establecer posibles causas para la crisis humanitaria. Mas precisamente, algunas variables socioeconómicas revelan características propias de la realidad latinoamericana.

Los siguientes indicadores reflejan la vulnerabilidad del grupo de naciones más golpeadas. Perú: ha destinado el menor gasto en salud en Sudamérica (4,9% con relación al PIB) entre 2010 y 2018; mantiene el segundo lugar de empleo vulnerable (50,9% del total del empleo); adolece de un inadecuado proceso en el control de la corrupción y una baja efectividad en el gasto de gobierno según los Indicadores de Gobernanza del Banco Mundial. 

En Bolivia el acceso a las necesidades básicas son las más precarias en Sudamérica (medido por el Índice de Desarrollo Humano); el empleo vulnerable es el más alto (58,1% del total del empleo); el 39,9% de la población vive en condiciones de pobreza; el número de camas de hospitales por cada 10 mil habitantes es 11,5 (datos a 2015). 

En Brasil la desigualdad del ingreso es la más grande (el coeficiente de Gini fue 0,53 en 2018); el acceso a la educación es sumamente inequitativo (23,8 en 2018) y en Ecuador el control de la corrupción es prácticamente nulo según los Indicadores de Gobernanza del Banco Mundial. Esto quedó expuesto con los diversos casos de corrupción en el manejo de los recursos destinados a la gestión de la salud pública durante la actual emergencia sanitaria. 

En México el gasto en salud es el segundo más bajo en Latinoamérica (5,6% con relación al PIB entre 2010 y 2018). 

En Chile, a pesar de que es la economía con el mayor PIB per cápita y con el mejor Índice de Desarrollo Humano en Latinoamérica, 16,8 personas de cada 100 habitantes es mayor de 65 años; la inequidad en la distribución del ingreso es una de las principales causas del descontento social en los años recientes. La información presentada corresponde a los últimos datos disponibles de la Cepal, las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

A pesar de que ninguna economía ha podido evitar pérdidas humanas, las singularidades latentes en Latinoamérica han contribuido a profundizar y magnificar los efectos de la pandemia. La vulnerabilidad en el mercado laboral, los insuficientes sistemas de control de la corrupción, el inadecuado uso de los recursos destinados para la educación y salud, la precariedad en el acceso a las necesidades básicas, la pasividad de las políticas públicas y la aguda desigualdad de los ingresos han sido problemas arraigados en estas sociedades. 

Sin embargo, la crudeza con la que la pandemia ha golpeado a estos países obliga a acciones colectivas. A nivel local, el papel del Estado es fundamental para establecer políticas con el objetivo de alcanzar una sociedad más justa. A nivel regional, es indispensable establecer un proyecto real de integración con objetivos comunes que atenúen crisis similares, aunque esto implique una pérdida en la autodeterminación. La inacción ante esta compleja situación social y económica seguramente causarías tragedias similares.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/