Análisis elecciones 2020

¿Fue por un continuismo o por renovación?

La victoria de Arce y Choquehuanca es la derrota de Evo y lo corrupto. Es un mandato claro de renovación en un espacio político-económico y social, expone el autor.
domingo, 15 de noviembre de 2020 · 00:00

Carlos Jahnsen Gutiérrez
 Doctor en economía

 

I

Crisis de pandemia + mito + ilusión de lo inequívoco = Leyenda + Impacto eficaz del MAS

Cursan varias lecturas de la contundente victoria de Luis Arce Catacora y de David Choquehuanca en las elecciones del último 18 de octubre. Estas tocan la mala estrategia electoral y la pasividad electoral de la oposición política, los errores del gobierno de Añez y su mal cálculo político, la división del voto en la oposición, etcétera. Todas ellas, como factor individual o entrelazado, contienen algo de verdad, pero en realidad, dejan muchas más interrogantes.

¿Cómo fue posible, que a pesar del proceso de “putrefacción política, ética y moral” en la que se encontraba el Sistema MAS Abuso 1.0, de Evo Morales, García Linera y Quintana, haya podido resucitar de las cenizas un Fénix de Luis Arce y David Choquehuanca? Para acercarnos a una explicación aquí se deja de lado el enfoque de analizar manifestaciones y apariencias y más bien, ir por la esencia del porqué del nuevo Fénix.

La película americana Matrix del año 1999, del director Wachowskis y producido por Joel Silver nos ofrece un motivo útil para entender la posible distopía del futuro, coercitivamente dominado por la lógica política del Chapare y su economía, por la que el 55,1% de los votantes en Bolivia votaron.

En  Matrix, el mundo que se conoce es únicamente una gigantesca simulación de computación en la que los habitantes de la tierra están atrapados y la aceptan como la realidad, sin dudar un momento. Son únicamente unos pocos, como la figura central de la película el programador Thomas Anderson, alias Neo, para los que la realidad no es así como aparenta. Cuando el hacker Neo se encuentra con Morpheus, el líder de los rebeldes, este último le da una opción al primero de escoger entre dos píldoras, una píldora azul, que lo lleva de vuelta al mundo de las apariencias de la Matrix, eliminando a la vez las fuertes y atormentadoras dudas respecto de la veracidad y autenticidad del mundo. En cambio, la otra píldora, la roja, le hace despertar en el deprimente mundo verdadero, en el que el hacker Neo tiene que luchar contra la dominación de las máquinas que utilizan a los seres humanos. Neo elige la píldora roja. Matrix es una historia de liberación de ilusiones y mentiras.

En la Matrix de Bolivia, en la que hay también una simulación de cambio y desarrollo productivo desde hace 13 años, la mayoría de los votantes optó por la píldora azul. Optó por un estado de hipnotismo, por vivir en la simulación del espacio en la que una mayoría de votantes están atrapados. Ese es el feo y maleado “MAS Abuso 1.0.”, manifestado en los asambleístas que acaban de dejar un huevo podrido para la democracia. En su “nueva versión” con Arce y Choquehuanca, proyectan un espacio mejor, al que aquí se lo denomina “MAS Cholet 2.0.”. Es una ilusión, expresada en voto, de que el MAS logre despellejarse de lo peor del evismo, con la esperanza que la nueva piel sea mejor. El proceso de despellejo es contradictorio y conflictivo. El sendero para lograr esto es angosto y también posible, que lo único que quede al final sea otra mentira e ilusión. Valga aquí aclarar, que el uso del neologismo “MAS Cholet 2.0.”, que denomina a un estilo arquitectónico neoandino, no es de ninguna manera ni peyorativo ni racista. Simplemente se lo utiliza para ayuda a recoger categorialmente el eclecticismo burgués- extravagante del MAS y ordenar a la vez, a la boyante economía coca-mercantilista-capitalista de la nueva burguesía de El Alto, dentro del núcleo fuerte por la opción de la píldora azul.

 La votación por un espacio político social “MAS Cholet 2.0.”, por lo tanto, no fue un acto de perdón al MAS por sus fechorías. Es esencialmente un cálculo de identidad social-económica de la nueva burguesía de El Alto. Esta nueva burguesía necesita a un MAS renovado para poder continuar con su acumulación capitalista-mercantilista. La crisis de la Covid-19 constriñó la dinámica de acumulación y El MAS Abuso 1,0 de Evo Morales es un estorbo para su fortalecimiento. En esta suma se encuentra un aspecto fundamental para explicar la victoria de Arce Catacora y Choquehuanca. Es la victoria del MAS Cholet 2.0. Esta antinomia no es libre de conflictos hacia adentro del MAS, es más, es su grieta tectónica que determinará la política económica del MAS y su futuro diseño político, considerando también, que esta votación, es un fuerte apoyo por Choquehuanca en las provincias, como identificándolo como el nuevo líder indígena andino.

Así como Bolivia está políticamente dividida, el MAS también lo está, entre los que por ideología y demagogia se condecoran con oprobio y no ven una sola mancha en el pasado gobernante del MAS y aquellos, como las Bartolinas y posiblemente muchos electores de Choquehuanca, que aún tienen una brújula mínima de ética y honorabilidad, que exigen renovación, sostenibilidad y otra narrativa que identifique a sus raíces culturales, hartos del maleado de MAS Abuso 1.0. de Evo Morales.

El acto de haber optado por la píldora azul, refleja para el núcleo duro del MAS, la percepción propia y de grupo de una visión de mundo populista que no es homogénea sino altamente contradictoria, socialmente difícil, odiadora de la sociedad liberal y desentendida de los complejos problemas del mundo cambiante moderno. Se observa que tanto en las preguntas, como también en sus respuestas ya existen una mistificación del “MAS Abuso 1.0.” cuya dependencia material y psicológica frente al mismo, impide cualquier crítica honesta al sistema en degeneración política, ética y moral del MAS de Evo Morales, García Linera y Quintana. Es ese mundo binario de blanco y negro. Todo el que está afuera de este espacio acrítico, es conspiración, es mentira, son neoliberales autores de matoneadas de la derecha, es “fascismo de las pititas” y es engaño de la prensa. Sale espuma de perro rabioso por doquier. Es parte integral de sus profecías políticas, ensartadas en un permanente proceso totalitario de destrucción.

En cambio, aquellos que aceptan que existe un maleado sistema “MAS Abuso 1.0”, junto con los económicamente afectados por la pandemia y muchos indecisos antes del voto, reflejan su elección voto por Arce y Choquehuanca una decisión por la esperanza, en medio de una crisis de la Covid-19, que golpea duro a los bolsillos y situación social de cientos de miles. Es su último clavo salvador. Refleja una ilusión de mejora rápida de su situación económica y social asociada a la leyenda del “milagro económico boliviano”. 

Esta ilusión se materializa en carne y hueso; desde el punto de vista económico es Arce Catacora, desde el punto de vista de identidad cultural es Choquehuanca. En esta situación psicológica de desesperación, ya por definición, con Arce Catacora, no existió ni puede existir crisis económica, ni en los casi 14 años de gobierno anterior, y tampoco en su gobierno. Esta leyenda y la mistificación del mismo “milagro económico boliviano”, es una escalera de escape de su insoportable situación, hacia un pedestal de un espejismo de lo inequívoco.

En el nuevo espacio “MAS Cholet 2.0” están aquellos que están convencidos, que diquelan y comprenden cómo funciona el mundo de verdad, comprimiéndolo en su narrativa política que devalúa toda duda. Esta narrativa es parte de un cosmos de cuento, que no es necesariamente un prototipo de ilustración y modernidad, pero que encierra mucho de identidad social colectiva. Por eso, ¡si bien la magia económica de Arce Catacora es una leyenda y una ilusión, esta es, nuestra leyenda! El afecto y efecto creado por esta ilusión de lo inequívoco, inmuniza cualquier explicación racional que ponga en duda su narrativa, su mito y leyenda. 

Más bien, la reacción es con olvido penetrante frente a toda evidencia de la basura moral y el zoológico de elefantes azules que dejó el MAS Abuso 1.0. y es hasta con histeria militante, frente a cualquier intento de echar agua a su vino de triunfalismo.

Este triunfalismo se ve en la aberrante posición, que la contundente victoria de Arce Catacora y Choquehuanca en estas elecciones con un 55,1% “demostraron que no hubo fraude en los comicios del año pasado.” Esta comparación sólo demuestra una mentira resistente. Cojea, porque contrasta realidades distintas en contextos muy distintos, creando sus realidades. No mira un segundo el escenario base de engaño y fraude y la historia del objeto de comparación, ¡confunde cínicamente correlación con causalidad! Es, en suma, una historia de mentiras y de conservación de mitos y leyendas vestidas de infalibilidad que sirve de engrudo para su identidad política y cultural.

Para esta crítica es útil mirar la política del MAS de Evo Morales, García Linera y Quintana con los ojos del núcleo duro del MAS, de los infalibles, de los que siempre optarán por la píldora azul. Seguramente esto no nos ilustrará de ninguna manera sobre lo que es honestidad, ética ni moral política, tampoco respecto de buena gobernanza, pero si nos mostrará mucho de la mentalidad totalitaria y oprobiosa que gobernó a Bolivia. 

Nos mostrará ante todo el conflicto existente dentro del MAS, esa lucha interna por espacios de decencia política. Esta mentalidad y este conflicto están destilados en Copa y Loza al utilizar el subjuntivo “hubiera” como una posibilidad improbable que en los casi 14 años de gobierno del MAS de Evo Morales se hubieran cometido algún error, no hubiera habido un acto de corrupción ni se hubiera perdido una vida por represión política. ¡Ellos quieren creer y tienen que creer en su propio mito, en su propia absurdidad, mientras su política tenga la sombra de Evo Morales y su sistema MAS Abuso 1.0!

Muy pronto, en la Realpolitik de la crisis, se verá en qué medida Arce Catacora y Choquehuanca tienen la capacidad para y si verdaderamente quieren salir de esa siniestra sombra.

 

II

Arce Catacora + Choquehuanca + MAS    = MAS + Evo Morales + García Linera + Quintana

La elección de Arce Catacora y Choquehuanca se tiende a ver, o como una ironía de la historia política de Bolivia o como una mala jugada de la misma. 55% le dijeron Sí a Arce Catacora a Choquehuanca y al MAS y No a Carlos Mesa, Comunidad Ciudadana y Luis Fernando Camacho y Creemos, mientras que un 45% le dijo Sí a la oposición, al cambio y No al MAS. Es casi la mitad de Bolivia. Ironía o mal juego, fue una decisión tomada en las urnas que muestra la profunda división política en Bolivia. Los elegidos pueden ignorar este hecho, pero no pueden ser ignorantes frente a él ni gobernar contra él. El “legado” de la última “Asamblea del oprobio” de cambiar el reglamento de los 2/3 muestra ante todo que el cordón umbilical entre Mas Abuso

1.0 y MAS Cholet 2.0 aún no se cortó. No importa qué caretas se pongan Arce Catacora y Choquehuanca, no ocultarán su verdadero rostro mientras no procedan al corte.

Asumiendo que no se hizo fraude, la victoria del MAS es especialmente un triunfo contundente de Choquehuanca, en las provincias de La Paz, Oruro y Potosí. Estos votos fueron por Choquehuanca y fueron determinantes para el volumen de la victoria del MAS sobre la oposición. Es un voto por otro MAS, por otra mística y otro cuento y narrativa cósmicos y cosmológicos. Aquí se consolida la posición de liderazgo de Choquehuanca e impulsa al surgimiento de un MAS Cholet 2.0. con mirada hacia una política con rasgos de sostenibilidad, con un discurso y una cultura de comunicación diferentes, que dependiendo del tamaño de la grieta dentro del MAS, motivará en su momento la elección de la píldora roja en el Matrix de Bolivia quebrando con la alienación y dependencia política del maleado MAS Abuso 1.0. 

Es una lucha entre el Chapare y los Andes, entre el concepto económico político feudal-mercantilista contra el mercantilista-capitalista., entre la oligarquía política de los cocaleros contra la burguesía mercantilista-capitalista de los Andes. Entonces, el resultado de esta elección tiene un mensaje claro y codificado, mucho más importante para el desarrollo político futuro. Restando el voto duro ideológico y demagógico del MAS, al menos un 65% de la población electoral le dijo un rotundo NO al “MAS Abuso 1.0” de Evo Morales, García Linera y Quintana.

La victoria de Arce y Choquehuanca es la derrota de Evo y lo corrupto. Es un mandato claro a Arce Catacora y Choquehuanca de renovación en un espacio político-económico y social “MAS Cholet 2.0”. Es un Sí a la construcción de las bases materiales de una economía de dinero mercantilista-capitalista y a sus procesos de acumulación de riqueza que vayan más allá de la narco-economía del Chapare. 

Por lo que votaron no es la transformación política por el MAS 1.0., sino es la deseada transformación cultural y capitalista a través del MAS 2.0. que viven y lo practican, por ejemplo, en El Alto. Desde el punto de vista político es ante todo un contundente NO a la descarada corrupción, al totalitarismo, a la megalomanía, al divisionismo, a las patrañas abusivas de Evo Morales y sus sátrapas, a la centralización de poder del MAS 1.0., a la pedofilia de Morales.

Es un mandato para abrir otro capítulo. Uno para gobernar para todos, con un contenido político y en un contexto económico distinto, con ética y moral política, con inclusión, cohesión y unión nacional. Ese mensaje de la mayoría de los electores le cierra la puerta y espacio de acción política a Evo Morales y a sus barrabases. Ignorar y/o no aceptar este mensaje, es no aceptar a Arce Catacora ni a Choquehuanca como los legítimos gobernantes y nuevos líderes del MAS 2.0. y es provocar una contundente reacción de la gente que no quiere impunidad para Evo Morales y su grupo.

El resultado de las elecciones, guste o no guste, demuestra que se puede tener un fuerte impacto de eficacia en la consciencia ciudadana de los votantes por el MAS a pesar de la absurdidad de fondo y contenido del MAS Abuso 1.0 de Morales. 

Tampoco las evidencias de su degeneración política y moral son suficientes, ya que “se elude principalmente y con toda consecuencia a un argumento y se sustrae del control del presente, así como del pasado y se alega, que sólo un futuro indeterminado sostenido puede demostrar su veracidad” (Hannah Arendt). De acuerdo a Arendt, este fenómeno tiene que tener “su efecto en toda crisis, en la que el pasado se volvió sospechoso y el presente insoportable”. El pasado del MAS Abuso 1.0 se volvió sospechoso e insoportable y el presente con la crisis sanitaria y económica a raíz de la Covid-19 se volvió esencialmente insoportable. La esperanza basada en una leyenda impecable se ofrece como puente entre su insoportable presente y un futuro que esperan sea mejor.

Es irónico y hasta trágico que una crisis sanitaria más letal que el sistema MAS Abuso 1.0, le haya proporcionado oxígeno de sobrevivencia política al MAS. En la propia lógica de la crisis sanitaria y económica, la elección de Arce Catacora y Choquehuanca es probablemente una opción de esperanza de mejora económica y social rápida para muchos votantes. En consecuencia, la neblina de ilusiones y leyendas en la cabeza de los votantes a favor de la píldora azul en el Matrix de Bolivia, deben verse también como “sublimados necesarios de sus procesos de vida material, constatados empíricamente y atados a las condiciones materiales” (K. Marx). Quiere decir, el estómago y la billetera son mucho menos flexibles y tienen más necesidad que la moral política.

Ante este panorama de crisis, se verá que Arce Catacora tendrá que deconstruir su estatua de mito y leyenda. La superación de esta crisis económica y sanitaria requiere que no se puede gobernar en base a mitos, ni leyendas. Tampoco con buenas intenciones. El camino al infierno está empedrado con buenas intenciones y restos de estatuas. 

Arce Catacora tiene ahora que demostrar que puede hacer economía en situación de crisis. Reconocerá que él tiene que remover los escombros de su propio zafarrancho fiscal, creado a partir del 2014. Otra de sus leyendas, que Añez y su gobierno dejaron a la economía destruida es solo una droga calmante para sus demagogos masistas. Su efecto será solo temporal. Tendrá que aprender a tocar las puertas de las instituciones representantes de la economía política del capitalismo para que le den los recursos que necesita su política de austeridad. El será algo así como el Fondo Monetario Internacional dentro del MAS, así lo pinten de colores. 

Tendrá que mostrar su verdadero rostro frente a inversores que Bolivia necesita urgentemente. El despellejo del MAS Cholet 2.0, del MAS Abuso 1.0 será posible y exitoso mientras más activa sea la empresa privada en la creación de ingreso. La transformación gradual del MAS la logrará el dinero y los intereses económicos de su nueva burguesía. Para que este sea creado productivamente, Arce y Choquehuanca tendrán que practicar una buena gobernanza en ética, amplitud y profundidad. Tendrán que impulsar e implementar de forma plural, responsable, inclusiva y efectiva, políticas y regulaciones a la medida de su mandato y del contexto económico y social. 

Estas tienen que estar a la altura de su rol histórico de unificar e impulsar el desarrollo de Bolivia en trabajo conjunto con la oposición política para salir de la crisis económica y sanitaria. La oposición más efectiva será una proactiva, apoyando la economización de los recursos en la sociedad, la alianza en el sector privado con inversores de la nueva burguesía del MAS apuntando a un desarrollo sostenible.

Arce Catacora y Choquehuanca le harían un buen servicio a la democracia aceptando que ésta no se fortalece por medio del oprobio. 

Para terminar, un consejo a Evo Morales: Además de que el evite que su energía destructiva y mentirosa siga fluyendo en la política y en la sociedad, él debería aprender a leer poesía y con ella, tal vez, encontrar algún día, la puerta de salida de su infierno binario de blanco o negro, de 0 o 1. ¡Bolivia ganaría!

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

8
5