Pandemia

En espera de la vacuna

Según una investigación del autor, una vacuna efectiva contra el virus va a tardar por lo menos hasta 2021; en el mejor de los casos llegaría en la primera mitad del próximo año.
viernes, 31 de julio de 2020 · 00:00

Carlos Decker-Molina 
 Periodista boliviano radicado en Suecia

En las últimas semanas se ha escrito y hablado mucho sobre la vacuna contra el virus causante de la  Covid-19 que abre la puerta de la esperanza, pero, en realidad los investigadores y científicos han llego sólo al dintel de esa puerta, todavía hay mucho por hacer.

Quizá es mejor no ser demasiado optimista, pero, tampoco caer en el pozo del pesimismo.  Para enterarnos sobre el génesis de la vacuna lo mejor es hablar con expertos y científicos o leer sus informes.

Las tres fases

La vacuna parta ser tal debe cumplir tres fases.

Fase preclínica, es la instancia en que se prueba la eficacia de la vacuna y su tolerancia inoculando animales, en el caso de Covid-19, los inoculados han sido chimpancés. 

La fase I.  Es la prueba en grupos no numerosos de humanos, deben ser menos de cien los inoculados para analizar la seguridad y los efectos biológicos. La mayoría de los institutos o universidades involucradas en la tarea han pasado la fase I con éxito.

La fase II. La vacuna debe probarse en grupos humanos más numerosos, entre 200 a 500 personas,  para probar la eficacia, los efectos colaterales y otros detalles que pueden haberse ignorado en la primera fase.

La fase III . Es la definitiva, deben incorporarse cientos de miles de personas, son pruebas llamadas aleatorias, de doble riesgo y además se incorporan placebos.

Esta una síntesis no demasiado científica para que los lectores puedan comprender la importancia de las tres fases.

Sin embargo, hay bastante optimismo en todos los laboratorios, lo que no quiere decir que la vacuna está lista.

 Sarah Gilbert, investigadora del equipo de Oxford, uno de los más publicitados, dice que  “todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que se pueda confirmar si la vacuna ayudará a manejar la pandemia de Covid-19”.

Células T y los anticuerpos

Para comprender la estructura de la vacuna, que algún día nos inocularán, es bueno responder a la pregunta con ayuda de la más prestigiosa revista médica, la británica The Lance.

El foco de los experimentos se ha centrado en los anticuerpos, pero son solo una parte de nuestra defensa inmunológica.

Los anticuerpos son proteínas muy pequeñas producidas por el sistema inmunológico que se adhiere a la superficie de los virus. Los anticuerpos neutralizantes pueden desactivar la enfermedad.

En cambio, las células T son un tipo de glóbulo blanco que ayuda a coordinar el sistema inmunitario y que pueden detectar qué células del cuerpo han sido infectadas y destruidas. Es un a especie de “recuerdo” que guardan las células sobre el ataque del virus.

Las vacunas inducen tanto anticuerpos como células T, también conocidos como linfocitos T.

Según los expertos citados por The Lance “los niveles de las células T alcanzan su punto máximo 14 días después de la vacunación y los niveles de anticuerpos después de 28 días. 

The Lance señala que los experimentos y estudios de Oxford todavía son muy recientes para entender cuánto pude durar la protección.

Esta es la misma opinión del experto sueco Ander Tegnell cuando se refirió a las declaraciones de la empresa sueca Astra Zeneca, que trabaja con el proyecto de Oxford. “La vacuna debe funcionar bien con todos y no solo con un grupo reducido, aún no se sabe los efectos entre personas mayores de 70 años que son los más necesitados”.

Según The Lance, el estudio de Oxford mostró que el 90% de las personas desarrollaron anticuerpos neutralizantes después de una dosis. Solo diez personas recibieron dos dosis y todas produjeron anticuerpos neutralizantes.

Los más optimistas dicen que la vacuna de Oxford-Astra Zeneca estará lista en la primera mitad del próximo año.

 

Las tres más avanzadas

CanSino se llama la vacuna de Oxford-Astra, con intereses ingleses y suecos.

Pascal Soriot, director ejecutivo de Astra Zeneca, dijo a la TV sueca: “Luchamos contra un virus, no entre nosotros” con referencia a otros experimentos.

“La vacuna producirá un buen grado de inmunología. Esperamos los resultados de más pruebas clínicas para demostrar que la vacuna protegerá eficazmente, pero puedo decir que hemos avanzado en el buen sentido”. 

La empresa sueca Astra Zeneca se ha comprometido con 400 millones de dosis para los países de la UE. Similares contratos tienen con  EEUU y la india y las organizaciones internacionales de vacunas como CEPI y GAVI.

  
Sinovac Biotech

 Es producto de una empresa china que este mes de julio ingresó en la fase II con pruebas en Brasil. El experimento se basa en partículas inactivas de Covid-19.

En la fase II no se registraron adversidades con los 743 voluntarios. Trabajan en colaboración con el Instituto Butantan, productor de vacunas. En Brasil se realizarán las fases de control inoculando dos dosis de la vacuna en los próximos meses.

 

Moderna Therapeutics 

Es la empresa estadounidense que trabaja con la vacuna llamada mRNA-1273, que ya está en plena fase III. Es la más avanzada y se probará su efectividad con una vacuna experimental con 30.000 voluntarios reclutados en 89 lugares.  

Matti Sällberg, profesor de Biomedicina en el Instituto Carolino de Suecia, ratifica la información de que son tres los candidatos más avanzados, pero, aún no hay respuesta para la pregunta de Sällberg: ¿El tiempo de protección de la vacuna? Una vacuna debe proteger por lo menos seis meses. 

Ninguna de las experiencias tiene la respuesta que plantea el investigador sueco.

 

Las premuras políticas

La rivalidad China-Estados Unidos es el telón de fondo de una carrera por la vacuna, que ni en tiempos de la Guerra Fría fue tan peligrosa para la humanidad. La rapidez en conseguir una vacuna puede significar lograr un producto con muchos efectos secundarios y con protecciones mínimas que no lleguen a los seis meses que establece el protocolo mundial.

La Casa Blanca se robó un nombre de ciencia ficción del ruso Asimov y bautizó a la operación vacuna como Velocidad Warp. En Star Trek, velocidad warp es un sistema que permite moverse más rápido que la velocidad de la luz.

Trump quiere vacunar antes del 3 de noviembre. El Congreso ha dotado con 10.000 millones de dólares. Las críticas más agudas son la de los expertos que señalan que el tema de la vacuna “se está manejando como un arma secreta”, cuando en estos casos el traspaso de conocimientos y cooperación entre científicos es lo mas natural y lo más ventajoso. “No se trata de una competencia”.

También hay un fuerte rechazo a las presiones de “velocidad” para conseguir la vacuna antes de las elecciones. “La preocupación no es que Trump pueda subir un par de puntos en las encuestas, sino que podríamos cometer un error catastrófico”, ha declarado a la prensa John Moore, profesor de inmunología, para añadir: “Cualquier cosa en octubre va a ser politizada. Y lo último que necesita esta pandemia es más politización”.

China tiene en esta carrera la tentación de ser el primer país con vacuna que la cedería a todos quienes quieran, ello supone ganar prestigio en esta absurda carrera por ser la primera potencia planetaria en derrotar al virus.

 Los jefes políticos de China ya han dicho que  “será un regalo para el mundo”. El mensaje pretende subrayar su compromiso global como potencia responsable frente al egoísmo de los Estados Unidos de Trump. 

China cuenta con el gigantesco laboratorio de Wuhan y las imbatibles sinergias entre medios públicos y privados como Cansino, una de las más adelantadas empresas que fue creada por científicos chinos que trabajaron en varios países como Canadá y Suecia para multinacionales occidentales o para institutos como el Carolino. Científicos que intuyeron el filón y retornaron a su país en busca de aliados estatales. 

La búsqueda de la vacuna está dirigida por la viróloga Chen Wei conocida como “La Terminator de los virus”, por sus comprobados  logros contra el ébola. En una presentación pública dijo: “la vacuna es el arma más poderosa para acabar con el coronavirus”. Sus presentaciones públicas suele hacerlas vistiendo el uniforme militar con el grado de teniente general del Ejército Popular Chino.

 

La Unión Europea 

La estrategia de los 27 estados miembros de la UE es “rapidez con seguridad”, los científicos trabajan “cruzados”. Por otra parte, se han aprobado presupuestos que garantizan la dosis suficiente para la población de la Unión.

La Comisión Europea acentúa en la responsabilidad global a la hora de compartir el hallazgo de la vacuna. Trabajan con socios internacionales para hacer frente común en beneficio propio y para ayudar las necesidades de países menos desarrollados sin capacidad económica.

 

Rusia

Denis Logunov, vicedirector del Centro Gamalei, dependiente del Ministerio de Salud de Rusia, ha explicado en el portal Meduza haber finalizado los experimentos con 76 voluntarios. Los resultados han sido buenos, sostuvo. El gobierno de Putin quiere que la vacuna esté lista en septiembre.

Las investigaciones rusas han estado arropadas por muchas polémica y acusaciones. Los gobiernos de EEUU, el Reino Unido y Canadá acusaron a piratas informáticos vinculados a la inteligencia rusa de haber intentado hackear laboratorios de los tres países.

Kirill Dmitriev, el encargado del fondo ruso de la vacuna, aseguró que las acusaciones no son mas que “una tentativa injusta de mermar la calidad de nuestra vacuna”.

Rusia tiene una cierta ventaja sobre EEUU y Europa porque sus protocolos sobre experimentación son menos exigentes que en occidente. Rusia colabora con Arabia Saudita y están a punto de entrar en la fase III que involucrará a miles de seres humanos de ambos países.

La vacuna con todos los resguardos estará lista alguna vez el próximo año. En estos momentos han recrudecido los contagios en zonas que ya levantaron las cuarentenas. La llamada segunda ola se observará en el otoño europeo, en tanto que en otros lugares como América Latina aún no se alcanzó la cúspide de la pandemia. Ello supone que la segunda ola en los países de la región se producirá en la primavera del 2021.

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes