Análisis internacional

Bolsonaro y un Brasil que está «quebrado»

Todo indica que los inversionistas saben que no ha quebrado. Al menos no todavía, pese a que la deuda pública alcanza el 93% del PIB.
domingo, 17 de enero de 2021 · 05:00

Leonardo Weller
Historiador económico Latinoamérica21

La interpretación de las controvertidas declaraciones de Bolsonaro se ha convertido en una especie de deporte nacional brasileño. La última declaración que sembró la confusión fue la del 5 de enero, cuando afirmó que Brasil está quebrado y asumió que no podría resolver el problema. Ante semejante afirmación, la siguiente pregunta se hace inevitable: ¿qué tiene en mente el más alto representante de la República cuando hace afirmaciones que aparentemente juegan en contra de su propio gobierno? ¿Será un acto irreflexivo o hay un objetivo detrás? 

Es difícil de creer que un paria en el juego político de la Nueva República haya logrado ser elegido sin una aparente estrategia, y –quizás lo más sorprendente– permanecer en el poder a pesar de la ya vasta colección de crímenes. No hay forma de leer el cerebro del titular, pero podemos especular con la existencia de una estrategia basada en sus intereses personales.

Al decir que no puede sacar a Brasil de la bancarrota, Bolsonaro justifica el fin –socialmente doloroso– de la ayuda de emergencia, mientras que el país enfrenta la segunda ola de Covid-19. La ayuda impulsó la economía e hizo despegar la aprobación del gobierno en los meses previos a las elecciones municipales de noviembre de 2020. 

Sin embargo, la medida pesó sobre las cuentas públicas, contribuyendo al deterioro fiscal que actualmente limita el margen de acción del equipo económico. El presidente parece apostar a que los más pobres entiendan los motivos por los que los abandonará de ahora en más: el país se ha roto, no hay nada más que hacer.

Por otro lado, el discurso apocalíptico, paradójicamente, llega a los mercados. Bolsonaro señala que su gobierno resistirá la tentación de reeditar el programa de emergencia, lo que aliviaría el sufrimiento de millones, pero empeoraría las ya comprometidas cuentas públicas. Probablemente por eso el índice Ibovespa subió al día siguiente de las declaraciones. 

Todo indica que los inversionistas saben que Brasil no ha quebrado. Al menos no todavía, a pesar de que la deuda pública alcanza el 93% del PIB, lo cual es bastante alto para un país en desarrollo. Pero por ahora hay demanda de valores públicos, incluso con el tipo de interés básico (el SELIC) a sólo el 2%. Desde el punto de vista externo, los 356 mil millones de dólares de   EEUU depositados en las reservas internacionales garantizan que no habrá topes como los que se produjeron en el pasado. 

Las afirmaciones del 5 de enero son otro episodio del lento deterioro de la democracia promovido por Bolsonaro. El presidente no se declaró incapaz per se, sino que se hizo pasar por un discapacitado debido a las ataduras que limitan al Poder Ejecutivo, ya sea el Congreso o los medios de comunicación.

 Según este razonamiento, la solución lógica sería aflojar esos lazos, ya sea anulando a los diputados o censurando los medios de comunicación, medidas que constituyen el primer paso de cualquier dictadura. 

Bolsonaro nunca ha ocultado su predilección por el autoritarismo. Consecuente con una larga historia de defensa de la línea dura del régimen militar, el actual presidente hace todo lo posible por socavar el sistema político brasileño, señalando al propio proceso democrático como la causa de nuestros males económicos. Si en el pasado las dictaduras se imponían con tanques y bayonetas, en el siglo XXI los golpes de Estado se llevan a cabo poco a poco, disfrazados. Cada declaración antidemocrática del jefe de estado es un paso hacia la autocracia por la que se esfuerza descaradamente. 

La supuesta incapacidad del representante también sirve para justificar el mal gobierno que dirige. Su equipo económico aprobó muy pocas reformas en el Congreso. En particular, las privatizaciones y las reformas fiscales y estatales no han salido del papel. La economía ya estaba estancada y las cuentas públicas en números rojos antes de la pandemia, lo que redujo aún más las perspectivas de recuperación en 2021. 

Finalmente, Bolsonaro juega para sus seguidores, –una minoría relativamente grande y leal– dispuestos a reelegirlo en 2022. Es notable que esta gente continúe apoyándolo. Después de todo, la nueva extrema derecha de Brasil surgió como una reacción a la vieja política de los partidos tradicionales y corruptos, la mayoría de cuyos líderes se han convertido recientemente en gobernadores. 

En este marco, el presidente hace equilibrio para conciliar sus dos objetivos principales: permanecer en el poder y ser reelegido. Para evitar un juicio político, negocia con los congresistas cargos en el Estado. Mientras que en público, vocifera contra los medios de comunicación y el propio Congreso, complaciendo así a sus votantes más fervientes.

Parece que Bolsonaro no repetirá los errores de Jânio Quadros, quien renunció en 1961. En aquel momento Brasil estaba realmente quebrado gracias al gasto desenfrenado del gobierno anterior de Juscelino Kubitschek que elevó la inflación y generó topes externos. Jânio ensayó una renuncia después de perder varias batallas en el Congreso. 

Apostó por el apoyo de las Fuerzas Armadas para volver al Plateau y resolver el tema con autoridad, sin la tutela de los congresistas de la oposición. Finalmente quedó solo y pasó a la historia como un hombre incapaz con reputación de borracho. 

Bolsonaro es muy diferente: aunque tiene un sólido apoyo militar, se mueve lentamente hacia el autoritarismo, jugando a estar incapacitado y culpando a la propia democracia por su rotundo desgobierno.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
17