Otras tragedias del nitrato de amonio, el que destruyó Beirut

Más de una veintena de desastres similares durante el siglo XX dejaron unos 2.000 muertos en Reino Unido, Francia, Polonia, México, Australia y EEUU.
domingo, 9 de agosto de 2020 · 00:04

EFE/ La Haya

La explosión en Beirut por combustión de toneladas de nitrato de amonio  se suma a otras tragedias provocadas por esta sustancia, desde el accidente que casi hizo desaparecer hace 80 años el pueblo belga de Tessenderlo hasta el estallido de una planta química en Toulouse (sur de Francia) en 2001 o una fábrica de fertilizantes en Texas (EEUU) en 2013.

La grabación de lo ocurrido en el puerto de Beirut muestra primero una gran cantidad de humo grisáceo, seguido de una fuerte explosión que provocó una humareda marrón rojiza y un enorme hongo blanco.

Heridos rescatados son atendidos por médicos. 
Foto:EFE

La ola expansiva de la explosión hizo añicos las ventanas, derribó puertas, sacudió los edificios hasta sus cimientos y se sintió a más de 200 kilómetros de distancia, hasta Chipre, como reconocieron algunos testigos en las redes sociales.


Beirut, cuya mitad aparece  irreconocible tras las dos explosiones consecutivas por nitrato de amonio, no es el primer caso de hechos de este tipo: se registraron más de una veintena de desastres similares durante el siglo XX, causando en total unos 2.000 muertos en diferentes países, desde el Reino Unido, Francia, Polonia, México y Australia hasta Estados Unidos.

También el pueblo belga de Tessenderlo sobrevivió en 1942 a una de las mayores tragedias que se recuerdan a causa de esta sustancia, que sigue siendo el episodio más grave de la historia de la ciudad y se conmemora cada año. Dejó 189 muertos y más de 900 heridos.

En plena ocupación nazi, la planta química de este municipio flamenco quedó destruida tras la explosión de 150 toneladas de nitrato de amonio, a causa de un disparo -según la versión que más peso ha ganado- aunque los alemanes sospecharon que fue un sabotaje.

Estación de gasolina y edificios dañados.
Foto:EFE

Dos décadas antes, la ciudad alemán de Oppau, sede del grupo químico BASF, que producía explosivos durante la I Guerra Mundial, fue escenario de otra catástrofe: las 4.000 toneladas de nitrato que había almacenado desde el final del conflicto estallaron, lo que dejó la localidad y sus alrededores devastados y provocó 561 muertos y miles de heridos.

El 21 de septiembre de 2001  se produjo una explosión en la fábrica AZF de nitratos de amonio en Toulouse (Francia) como consecuencia de la cual perdieron la vida 31 personas y 2.500 resultaron heridas.

Tres años después, dos informes de expertos excluyeron la tesis de un atentado o un ataque provocado y consideraron que fue accidental, tras una reacción química entre el nitrato de amonio y un derivado de sodio almacenados sin precaución en un hangar de la factoría, donde se guardaban en malas condiciones unas 300 toneladas.

Estados Unidos tiene un largo historial de incidentes relacionados con este químico. En abril de 2013, la explosión de una fábrica de fertilizantes en West, en Texas, después de un incendio, provocó la muerte de 15 personas y dejó heridas a al menos 260.

La mayoría de las víctimas eran bomberos, sobre todo voluntarios, que perecieron en el entorno de la planta química, lugar donde se había declarado un fuego que combatía un equipo de extinción de la localidad antes de que las instalaciones saltaran por los aires.

Vehículos afectados por las explosiones. 
Foto:EFE

 Texas ya había vivido otra explosión similar en 1947, cuando se declaró un incendio a bordo de un carguero francés que transportaba unas 2.000 toneladas de esta sustancia química, lo que provocó 581 fallecimientos y más de 3.000 heridos.


El nitrato de amonio es un elemento básico de ciertos tipos de fertilizantes, pero también una sustancia altamente explosiva e inflamable que diferentes grupos terroristas han llegado a mezclar con gasolina o queroseno para fabricar bombas.

El estadounidense Timothy McVeigh llenó con dos toneladas de nitrato de amonio, menos de la milésima parte de la cantidad que estalló  en Beirut, el camión-bomba que explosionó en 1995 frente a un edificio gubernamental en Oklahoma, un atentado terrorista que se saldó con 168 muertos y 600 heridos.

El terrorista Anders Breivik, el neofascista que causó un baño de sangre en la isla noruega de Utoya, también usó esta sustancia extraída de fertilizantes para fabricar la bomba que detonó en  Oslo en 2011, causando ocho muertos.

El Parlamento Europeo acordó en 2012 restringir el acceso público a sustancias que, mezcladas, pueden usarse para fabricar bombas caseras. Esas sustancias son  el peróxido de hidrógeno, el nitrometano, el ácido nítrico o el nitrato de amonio.
 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Valorar noticia

Cargando más noticias
Cargar mas noticias