¿Quién es el asesor de Almagro que discutió con los opositores?

El candidato Oscar Ortiz y Gustavo Cinosi, asesor del secretario general de la OEA, Luis Almagro, tuvieron un encuentro tirante en un hotel Calacoto.
lunes, 20 de mayo de 2019 · 00:03

María Carballo  / La Paz

Gustavo Cinoci es un empresario  cercano a la familia Kirchner en Argentina. También es el asesor del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que cruzó palabras y habría insultado a dos opositores que se reunieron con el diplomático uruguayo.

“Es un argentino que fue asesor de Cristina Kirchner, un empresario argentino y bueno, Evo Morales sale en defensa de Almagro y no en  defensa de parlamentarios bolivianos”, lamentó el senador Yerko Núñez, quien acompañó al candidato por Bolivia Dice No, Oscar Ortiz, y a otros dos legisladores a la tensa reunión con Almagro.

 De acuerdo a un reportaje publicado en La Política On Line, de Argentina, Cinoci era “tan cercano al kirchnerismo, que en su momento el diario Perfil publicó una nota sobre Cinosi calificándolo como el organizador de eventos que más cerca está de Cristina Kirchner”.

“Amante de los autos y corredor de fórmulas deportivas –entre otros vehículos suele pasearse en un Porsche Carrera–, Cinosi tiene una empresa de eventos, acompañó a Cristina Kirchner en varias de sus giras como candidata, por ejemplo, a Nueva York, donde compartió la mesa con el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini (…). Según Perfil, en las giras kirchneristas Cinosi se mueve como un organizador logístico o un operador de turismo. Asegura conocer ultrasecretas ubicaciones hoteleras de funcionarios, sus horarios y agendas”, añade el artículo citado anteriormente.

También  indica que  cultivó relaciones con el ministro de Planificación Julio de Vido durante la gestión de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner , y –¿por qué no sorprende?– con el renunciado Claudio Uberti, figura estelar del escándalo de la valija del venezolano Antonini.

De acuerdo a Perfil, en las giras kirchneristas “Cinosi se mueve como un organizador logístico o un operador de turismo. Asegura conocer ultrasecretas ubicaciones hoteleras de funcionarios, sus horarios y agendas”.

El reportaje añade que este empresario es socio de Juan Mirenna en el Sheraton de Pilar y lidera otro emprendimiento hotelero en Salta, que con la asunción de Urtubey requirió de los buenos oficios de su amigo Alberto Fernández para reencauzarse.

“En su currículum figura también su desempeño como presidente de Exposium, empresa organizadora de la feria de alimentos SIAL. Actividad que combinó con la política. No sólo tejió buenos lazos con el hoy decadente albertismo farmacéutico”, se lee más adelante.

Incluso, según Perfil, Uberti le dio impulso a Cinosi para que realizara negocios con la filial local de la petrolera estatal PDVSA. Pero la situación se complicó. El director gerente de PDVSA en la Argentina, Alejandro Gómez, se negó a colocar  1.500.000 dólares en publicidad en el auto de TC del hijo del sindicalista José Luis Lingieri.

El tenso encuentro

Almagro llegó a Bolivia el viernes y se reunió con el presidente Evo Morales, firmó un convenio para garantizar observadores internacionales en las elecciones generales del 20 de  octubre y cumplió con una agenda en Cochabamba junto a Morales.

Lo que desató la indignación de los opositores fue la frase que lanzó Almagro. Dijo que “sería discriminatorio” no permitir la participación del Presidente en los próximos comicios.

Para entonces, Almagro ya tenía reuniones programadas con los líderes de oposición como Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), Samuel Doria Medina (Unidad Nacional) y Oscar Ortiz (Bolivia Dice No), pero el escenario ya era tenso para entonces.

El encuentro con Ortiz y otros legisladores de su partido fue breve,  pero tenso, contó el también senador. Relató que le reprochó a Almagro por haberle causado “un daño a la democracia boliviana” al haber legitimado con sus comentarios la repostulación continua de Morales.

Según los testimonios, el Secretario General de la OEA no supo cómo justificarse y sólo atinó a tartamudear, una reacción que exacerbó los ánimos de los asambleístas nacionales.

“¡Qué vergüenza, qué mal para Bolivia y América Latina!”, fue el reclamo de uno de ellos, que encontró respuesta del asesor del Secretario de la OEA, Gustavo Cinoci, quien habría llamado “ignorantes” y “fanáticos” a los cuatro legisladores opositores.

“Hay quienes callan delante de Almagro y después sacan tuits o escriben artículos para decir lo que callaron delante del Secretario General. Yo no. Fui vehemente en la defensa del #21F y nos paramos ante el insulto del asesor K, Gustavo Cinosi, pero no hubo ninguna agresión”, escribió Ortiz en su cuenta de Twitter.

591
56