El MAS busca borrar el fraude de 2019 con su victoria, OEA ratifica auditoría

Además de los informes de la OEA y de la UE, los testimonios apuntan a que hubo un tercer servidor que enviaba 30.000 actas por minuto y que la exvocal electoral Lucy Cruz pidió parar el TREP.
miércoles, 21 de octubre de 2020 · 00:56

Erika Segales  / La Paz

Luego de que el conteo rápido  de las justas electorales del 18 de octubre diera como ganador en primera vuelta a Luis Arce, el MAS busca borrar el fraude electoral de 2019, pese a  los indicios establecidos en la investigación del caso,  en la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) y en el informe de la Unión Europea (UE).

“Cómo yo podía hacer fraude, cómo podía pedir ayúdenme,  hagan fraude para que yo gane. El año pasado ganamos sin ningún fraude y este resultado demuestra que no hubo fraude, sí golpe”, expresó el líder del partido azul Evo Morales en conferencia de prensa desde Argentina y remarcó ese mensaje en Twitter.

Mientras que el virtual presidente electo   Luis Arce, en una entrevista con la BBC, declaró: “El año pasado no hubo ningún fraude. Fue un golpe de Estado por los partidos de derecha, que nunca nos pueden ganar en elecciones”.

En la misma línea, la exdiputada del MAS Valeria Silva en una entrevista con La República de Perú  señaló: “Hace un año,  los resultados fueron similares. Evidentemente,  los actores son diferentes hoy, pero se ha confirmado lo que algunos políticos conservadores estaban poniendo en duda: que en Bolivia hubo golpe de Estado en 2019”.

Al mismo tiempo,  el ejecutivo de juventudes del MAS de Beni  Jossy Arze, en conferencia de prensa, expresó: “Estamos demostrando que el año pasado no hubo fraude, hubo golpe de Estado, porque hemos vuelto a ganar las elecciones”;  y desde Potosí la candidata del MAS Elena Aguilar, señaló: “El triunfo es inminente. Hoy nos hemos dado cuenta que el año pasado no hubo fraude”.

El informe final de la auditoría de la OEA a los comicios del 20 de octubre de 2019   concluyó que hubo “manipulación dolosa” en los ámbitos de las actas y en el procesamiento de los resultados.   Entre las acciones deliberadas “que buscaron manipular el resultado de la elección”, figura la   introducción de servidores no previstos (BO1 y BO20) en la infraestructura tecnológica del TSE, entre otros aspectos.

El secretario de Fortalecimiento de la Democracia de la OEA Francisco Guerrero  ratificó ese informe y dijo a Página Siete: “Los hallazgos de la auditoría de la OEA sobre la manipulación dolosa que hubo el año pasado no están en cuestión, han sido corroborados por diferentes instancias y reconocidos por otros actores nacionales e internacionales”.

Remarcó el reconocimiento que hizo el secretario general Luis Almagro a la victoria de Luis Arce y expresó: “A la OEA no le importa si gana la izquierda o la derecha, sino que haya elecciones transparentes y se respete la voluntad popular”.

Para Arce,  la OEA “violó” una de las leyes de los observadores electorales que es no meterse en asuntos internos. Sin embargo,  fue el gobierno de Evo Morales que por medio de una carta a Almagro pidió realizar una auditoría al proceso electoral de 2019. 

“De la OEA nosotros tenemos muchas observaciones sobre el trabajo que ha hecho aquí en Bolivia (…), si no se subsanan esos errores, vamos a seguir observando todo lo que ha hecho la OEA en Bolivia”, sentenció, según EFE.

El informe de la Misión Técnica de Expertas Electorales de la  Unión Europea (UE)  también detectó una “serie de errores e irregularidades” en los comicios de 2019, entre ellos: que algunas actas fueron subsanadas por el personal informático “sin que mediara supervisión de las autoridades electorales”.

En el reporte de la misión de la UE, que se sumó a la auditoría de la OEA,  se lee que el TSE de 2019 “demostró una falta de transparencia absoluta, que es fundamental para garantizar la confianza pública en la integridad del proceso electoral”.

Ayer, la canciller Karen Longaric, en su participación en la asamblea de la OEA, señaló que: “Pretender negar el fraude ocurrido el año pasado  es negar la idoneidad de la OEA como acompañante de las democracias del continente, y poner en duda la credibilidad de la Unión Europea”,  y subrayó la legitimidad del proceso electoral del 18 de octubre de este año. 

Entre otros indicios que refuerzan el fraude están las declaraciones testificales del representante de la empresa auditora Ethical Hacking  Álvaro Andrade, quien sostuvo que hubo un tercer servidor  que enviaba 30.000 actas por minuto. 

A ello se suman otros testimonios que establecen que la exvocal Lucy Cruz ordenó detener el sistema de resultados preliminares indicando: “Nos están haciendo fraude”, según el jefe de la división Anticorrupción de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen  Luis Fernando Guarachi.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
10
104