Desde Ecuador: de héroe a villano en 10 años

martes, 6 de febrero de 2018 · 00:06

Desde el Ecuador:

De Héroe a Villano en 10 años

 

 

María José Rodríguez B.

 

Lenin Moreno, el actual presidente del Ecuador, se las jugó este domingo y ganó. Había conseguido la presidencia tras triunfar apretadamente en las elecciones de abril de 2017.  Navegó hacia la silla presidencial en el barco de la sigla política y la bendición del caudillo ecuatoriano del siglo XXI y ex presidente, Rafael Correa. En mayo, comenzó a gobernar fuera deguión y fue acusado de traidor a la “Revolución Ciudadana”.

 

Correa lo había apoyado, apostando a que su alfil, Jorge Glas (ex presidente suyo y, luego, compañero elector de fórmula de Moreno) movería los hilos de la presidencia y dejaría el campo listo para su retorno en 2021. Aunque hoy él niegue esa intención y asegure querer aislarse  en la academia, su permanente y frenética actividad política durante los últimos meses, demuestra lo contrario.

 

Moreno diseñó la consulta popular para detener ese temido -aunque negado- regreso. Las preguntas 1,2 y 3 jugaban de candado triple para ello. La primera permitía cambiar la Constitución para lograr que todo político condenado por hechos de corrupción fuera impedido por siempre de participar en política. Y se ve por dónde viene la mano, por la seguidilla de juicios contra ex autoridades cercanas a Correa.  La segunda, habla sólo de prohibir la reelección después de dos mandatos, que ha sobrepasado el ex presidente.  Y la tercera, la más compleja, propone elegir por voto popular un poderoso consejo de participación ciudadana que define quién dirigirá una buena parte de los poderes del Estado y parte de la Asamblea. Lastimosamente, ese voto popular, por razones burocráticas, no se podrá establecer sino hasta las próximas elecciones de 2021, por lo que Moreno podría gobernar dominando esos espacios sin mucho problema ni injerencia ciudadana (ahí el triple candado).

 

Con ese panorama y su ex vicepresidente, casi hermano, como él lo llama, en la cárcel, Correa decidió volver al Ecuador para hacer campaña por el “No” a los cambios constitucionales propuestos por Moreno. A pesar de que el “Sí” ganó con más del 70%, él está convencido que su campaña fue exitosa pues logró subir al NO de un 13% a casi 30. Y que si mañana habría elecciones, ganaría sin dificultades pues su capital político está intacto.

 

Pero, a juzgar por los hechos, ese capital está más que desportillado. Quizá los libros de historia ya no lo tengan como el Presidente más ovacionado y tres veces ganador de elecciones con amplios márgenes, sino como el hombre que en una década pasó de ser el amado mesías al odiado villano.

 

Su campaña por el “NO”, evitó las capitales y sus anchas avenidas. Y es que la lluvia de huevos e insultos que provocóa su paso en pequeñospoblados,  habría sido tormenta en grandes ciudades. Buscó convertirse en víctima del régimen y los medios “vendidos” y antipatriotas -a los que acosó durante 10 años. Y nada, la lluvia de huevos no cesó.

 

Perdió su movimiento político y pidió, en protesta,  una desafiliación masiva de sus seguidores, pero las hordas de militantes  buscando cumplir ese mandato jamás aparecieron. Su sonrisa se hacía amargura a los pocos pasos de comenzar sus caravanas de campaña. Abucheos apasionados y gestos de rechazo tienen que haberle quebrado el espíritu a quien durante 10 años se sintió omnipotente, todopoderoso. Y lo más triste es que sus aciertos amenazan con ser olvidados bajo una montaña de cáscaras de huevo y pasiones oscuras. Quién lo diría…

María José Rodríguez B. es especialista en comunicación coorporativa

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

295
8

Otras Noticias