Armando Álvarez Arnal

Luz al final del túnel

miércoles, 18 de diciembre de 2019 · 00:11

Luego de más de un año de iniciado el conflicto comercial entre Estados Unidos y China que afectó las cadenas de producción y suministro globales, con el consiguiente efecto negativo sobre el comercio mundial y la actividad industrial en varias de las economías desarrolladas, al concluir la semana pasada ambos países anunciaron los términos generales acordados en una primera fase de su acuerdo comercial.

 En esta primera fase Estados Unidos suspendió la aplicación de aranceles que iban a entrar en vigor el presente mes de diciembre sobre la importación de bienes chinos, por un valor de 160 mil millones de dólares, y redujo a la mitad los aranceles del 15%, que desde mediados del presente año aplicó a la importación de otros bienes chinos, por un valor de 120 mil millones. Sin embargo, se mantendrán en vigencia los aranceles del 25% impuestos a importaciones, que representan 250 mil millones. 

Por su parte, China se ha comprometido a incrementar la compra de productos agrícolas estadounidenses por un valor de 50.000 millones de dólares, mejorar la normativa para proteger los derechos de propiedad intelectual de las empresas estadounidenses y facilitar un mayor acceso al sector de servicios financieros chinos.

Los detalles de este acuerdo aún no han sido publicados, pero era importante que se anunciara por parte de ambos países que habían llegado a alguno antes del 15 de este mes, debido a que ese día iniciaba la aplicación, por parte de Estados Unidos, de nuevos aranceles sobre bienes de consumo de origen chino, entre los que se encontraban móviles, computadores, juguetes y ropa. 

El anuncio ocurre también días antes de que el Congreso estadounidense trate el inicio de un proceso de destitución al presidente Trump por los cargos de abuso de poder y obstrucción a la justicia.

Otro de los factores que venía generando incertidumbre e incidiendo negativamente en el desempeño económico de la Eurozona pareciera haber tomado un camino de solución con el contundente triunfo en el Reino Unido (RU) del Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson, que obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones legislativas, celebradas la semana pasada. 

Este resultado permitiría la aprobación por parte del nuevo Parlamento de las condiciones del Brexit -salida del RU de la Unión Europea (UE)- que Johnson negoció con los líderes de la UE, el pasado mes de octubre, y que fue rechazado por el Parlamento de entonces, razón por la cual la fecha para alcanzar un acuerdo aprobado por ambas partes (Parlamento Británico y Parlamento Europeo) fue extendida del pasado 31 de octubre al 31 de enero de 2020.

El acuerdo alcanzado por Johnson con la UE resuelve, en el corto plazo, el tratamiento de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda (la frontera se establecería en Inglaterra y no entre las irlandas), la factura que el RU debe pagar antes de irse de la UE (50.000 millones de dólares) y los derechos de los ciudadanos europeos en el RU, y viceversa. Sin embargo, queda por discutirse un tratado que defina las relaciones futuras entre las partes en asuntos, como los flujos comerciales, intercambio de servicios, movimientos de trabajadores, entre otros. 

El acuerdo establece un plazo hasta el 31 de diciembre del 2020 para acordar estos temas con una posible ampliación de dos años. Hasta entonces, el RU se mantendría en el mercado común y la unión aduanera de la UE. 

Si bien aún quedan temas por resolver, tanto el acuerdo comercial, en una primera fase, entre Estados Unidos y China como, la perspectiva de un Brexit acordado, que habían generado incertidumbres, y afectado negativamente el desempeño económico de las principales economías en el segundo semestre del año pasado y a lo largo del presente año, son una luz al final de un largo túnel que debería permitir el retorno de la confianza, y contribuir a la recuperación de las economías, aunque a costa de la profundización del proceso de desglobalización que podría generar impactos perdurables sobre el comercio mundial.

        

Armando Álvarez Arnal es analista económico y financiero 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

93
3

Otras Noticias