Viviana Zamora

La informalidad que nos alimenta

viernes, 27 de marzo de 2020 · 00:07

Nuestros sistemas alimentarios son producto de una combinación compleja de actividades, transacciones y relaciones sociales entre múltiples actores, incluyendo productores, acopiadores, contrabandistas, transportistas, comerciantes (mayoristas y minoristas), consumidores y muchos otros. El resultado de estas dinámicas se manifiesta en la disponibilidad de diversos alimentos de diferente origen, en nuestros mercados a lo largo del territorio nacional.

Sin duda, la comercialización de alimentos en los mercados se caracteriza por múltiples formas culturales y sociales; además, está organizada mediante complejas estructuras de asociaciones y sindicatos. Los vínculos informales entre los diferentes actores son la expresión viva de la cultura popular y a través de un relacionamiento fluido y permanente han desarrollado mecanismos sociales y políticos para generar capacidades e integrarse a la economía local. Este relacionamiento garantiza que nuestros mercados se llenen de  alimentos en el día a día.

A pesar de la falta de políticas e inversión en el sector alimentario, los sistemas siguen funcionando, y ello debería llamarnos a la reflexión en estos momentos de crisis, debido a que estas dinámicas son, sin duda, uno de los pilares fundamentales que sostienen nuestra alimentación. Resalto que el abastecimiento es posible a partir de una estructura social basada en la articulación urbano- rural, a partir de lazos familiares y vínculos comunitarios que a lo largo del tiempo y ante el crecimiento poblacional han sabido adaptarse y ser resilientes ante un sinfín de cambios y dificultades.  

Está claro que la informalidad en la que se manejan nuestros sistemas alimentarios es un reflejo de la incapacidad e indiferencia de nuestras instituciones y políticas públicas a la hora de priorizar estrategias e inversiones que garanticen el derecho a la alimentación.

Lo justo será que a la hora de preguntarnos cómo y quiénes posibilitan la llegada de los alimentos a los centros de abastecimiento, pensemos que estas personas que cotidianamente, movilizados por sus necesidades y ante una economía de subsistencia, logran mantener la dinámica de la cadena alimentaria. Por ello, es momento de valorar más esas relaciones y buscar cómo fortalecerlas si queremos seguir contando con las cadenas que permiten que tengamos abastecimiento.

Definitivamente, ha llegado la hora de respaldar y complementar estas dinámicas y relaciones sociales con estrategias que rescaten  y valoren las fórmulas que han funcionado. Estos momentos de emergencia están poniendo a prueba nuestra capacidad de generar respuestas rápidas a partir de alianzas y vínculos entre los diferentes sectores. Esperemos que lo construido estas últimas horas se convierta en la forma de coordinar acciones y adoptar estrategias sostenibles a largo plazo.

Viviana Zamora  es politóloga y coordinadora de los Comités Municipales de Seguridad Alimentaria.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

35
2

Otras Noticias