Jorge Patiño Sarcinelli 

¿Éramos más felices con el Evo?

viernes, 22 de mayo de 2020 · 00:11

La pregunta del título es una provocación, pero no una frivolidad. Veamos si logro convencerte. 

La felicidad es un estado creado por condiciones. Decimos “contigo soy feliz”, pero sería más preciso decir “contigo estoy feliz”, aunque la transitoriedad haga menos feliz al otro. Si puedes estar feliz hoy y mañana infeliz, feliz cuando gana el Tigre e infeliz cuando llueve, si lo que te hace feliz hoy no existía hace diez años, ¿qué esperanza puede haber en medir la felicidad colectiva?

Las cosas que hacen feliz a un butanés, un danés o un ugandés son distintas, y quizá todas ellas nos dejen indiferentes, pero para poder decir que los bolivianos somos más felices hoy que ayer, debe haber un elemento de identidad colectiva comparable.

Es un hecho democrático clave que las personas no votan por programas sino por quien ellas creen que les va a traer más felicidad (o a sus hijos). Hago más o menos lo mismo. No piensen los candidatos que creo en la sinceridad o viabilidad de sus programas, que miden más su inteligencia que sus intenciones o sus posibilidades. 

El último World Happiness Report (WHR 2019) “investiga cómo la felicidad de los ciudadanos afecta cómo ellos votan” y afirma que “se ha demostrado que la infelicidad de los ciudadanos se traduce en mayor votación contra el Gobierno de turno”. (El informe está en la web). 

Los interesados en las formación de preferencias electorales deberían, pues, prestar más atención a los informes sobre felicidad. Para algunos, las encuestas sobre felicidad son chacota. Pero, si bien sólo Bután llega al extremo de definir un índice nacional de felicidad, hay gente seria que le dedica seso y tiempo a elaborar metodologías consistentes para capturar ese sentimiento elusivo. 

En su presentación, el informe afirma: “La calidad de vida de la población puede ser evaluada de manera coherente, fiable y válida a través de un conjunto de medidas subjetivas de bienestar, a las que nos referimos en conjunto en los varios reportes como ‘felicidad’ ”. El desarrollo de métodos de estudios sobre felicidad en lo últimos años y el prestigio de los responsables del informe avalan esta afirmación.

Nos dudemos de la validez de los resultados porque los métodos usan medidas subjetivas, pues también lo son los factores que determinan cómo votamos. Por encima de la objetividad de nombres, imágenes y discursos, priman las lecturas subjetivas de los mismos. 

Entonces, ¿éramos más felices con el Evo? ¡Claro que éramos menos infelices cuando no estábamos confinados! Pero esa sería una comparación falaz. La pregunta debería ser ¿Hubiésemos sido más felices en cuarentena con el Evo de Presidente? Pero ojo para no caer en la trampa del “todo tiempo pasado fue mejor”: es más fácil recordar lo vivido que imaginar escenarios.

Cada lector tiene su respuesta, pero las opiniones de unos pocos no tienen mucha importancia en democracia, donde lo que cuenta es la opinión de la mayoría, y ésta se forma sobre la base de percepciones, muchas veces tortuosas e irracionales. 

Según el WHR 2019 los bolivianos éramos más felices en 2019 que en 2012. Nadie debe cambiar su opinión sobre el Evo por este resultado, y se le puede encontrar cien explicaciones elogiando o sin elogiar la gestión del MAS. El hecho político que no se debe perder de vista es que había muchos bolivianos contentos con el autoritarismo corrupto de Morales; lo viesen así o no.

Lo que hace feliz al pueblo no es cuán bien funcione la democracia; un preciosismo que puede ser irrelevante para quien sufre la infelicidad del hambre sin salida. Sus expectativas de bienestar nos pueden parecer inexplicables, pero no podemos convencerlos de que son irracionales; si es que lo son. 

Las consecuencias electorales de la felicidad son complejidades de la democracia, que se mueve con las leyes caprichosas del imaginario colectivo más que con la lógica fría de las ideas. Lo sabe todo líder astuto: la democracia se juega en la cancha de la subjetividad.

Jorge Patiño Sarcinelli es matemático y escritor.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

45
97

Otras Noticias