Armando Alvarez Arnal

Medidas diferenciadas

miércoles, 6 de mayo de 2020 · 00:10

Pareciera persistir la creencia de que un día amaneceremos, que el Covid-19 habrá desaparecido y todo volverá a la normalidad. Pues, lamentablemente, nada más alejado de lo que serán los tiempos que vienen. En los próximos meses es posible que se descubran y se apliquen uno o más tratamientos en base a medicamentos que se utilizan para tratar otras enfermedades y en un año, o más, se descubra y se distribuya planetariamente la vacuna. Hasta entonces, al menos, la mayoría de las medidas sanitarias que venimos adoptando cotidianamente (uso de barbijos, continuó lavado de manos, desinfección de vestimenta y superficies, distanciamiento físico, etcétera) tendrán que mantenerse, pero a la vez ya no es posible continuar con la economía del país prácticamente parada por mucho tiempo más.  

Ante esta realidad, el levantamiento de las medidas de distanciamiento social y el retorno de las distintas actividades económicas tendrá que ser paulatino, a fin de mantener controlada la expansión del virus, lo que implica que la recuperación de algunos sectores será más lenta que otros.

Por ejemplo, las actividades que suelen atraer y concentrar en espacios grupos de personas, como gastronomía, turismo, educación presencial, entretenimiento, deportivas, diversos eventos públicos, entre otras, operaran parcialmente varios meses o serán de las últimas en reestablecerse, con las consiguientes consecuencias económicas adicionales a las que muchas empresas ya vienen enfrentando desde que se inició la cuarentena. 

Si bien, varias empresas que producen y comercializan productos de primera necesidad han estado operando durante la cuarentena, no lo han hecho con normalidad debido a las restricciones de circulación y de horarios y días laborables, de hecho, para muchas de esas empresas, las ventas en fin de semana suelen ser importantes. En definitiva, no hay sector económico que pudiera salir inmune de esta situación. 

El gobierno de transición ha tomado diversas medidas, como el diferimiento en el pago de impuestos, contribuciones sociales, servicios públicos y créditos bancarios para permitir a las empresas sostener la cadena de pagos y un programa de financiamiento en condiciones concesionales para que empresas formales puedan continuar pagando salarios. 

Asimismo, ha establecido otro programa de financiamiento para micro, pequeñas y medianas empresas con el propósito de que éstas puedan continuar operando. No hay duda de que todas esas medidas son necesarias, sin embargo, en todos los casos, se trata de diferimientos de pagos o la asunción de nuevos financiamientos que en algún momento deben ser cancelados. 

La duda que surge es si la mayoría de las empresas podrán hacer frente a esas obligaciones. Cuando se observa que las medidas adoptadas para enfrentar el Covid-19 tiene distintos niveles de impacto entre los sectores económicos y que la recuperación entre ellos será también distinta, no pareciera que las medidas hasta ahora aplicadas sean del todo adecuadas ni suficientes. 

Para apoyar la recuperación de los sectores económicos es necesario aplicar medidas adicionales, en cuyo diseño se debe considerar la diversidad, así como la profundidad de los impactos que las medidas aplicadas para enfrentar el Covid-19 y la salida paulatina de la cuarentena han tenido y tendrán entre los sectores. 

Lo anterior resulta ser particularmente relevante considerando que los recursos del Estado se han reducido significativamente - gracias a años de despilfarro por parte del gobierno de Evo Morales -, y que para financiar las medidas adicionales de apoyo que se requieren, además de eficientar el abultado gasto y racionalizar la inversión públicas heredadas, será necesario recurrir a nuevos financiamientos externos de organismos multilaterales (Banco Mundial, BID, FMI y CAF), los que seguramente serán racionados considerando la gran cantidad de países que atraviesan la misma situación que Bolivia y que también están recurriendo a los limitados fondos que esos organismos disponen. 

 Armando Alvarez Arnal es analista económico y financiero.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

77
4

Otras Noticias