Lupe Andrade Salmón

Doña Silvia: ¡mujer genial!

miércoles, 2 de septiembre de 2020 · 00:11

Doña Silvia es propietaria de una carnicería en Achumani, gentil y trabajadora.  Es además algo más importante: una mujer absolutamente genial.  Como muchos comerciantes de alimentos, se vio afectada por las cuarentenas y las restricciones impuestas por la plaga, realmente terrorífica.  ¿Qué hacer? Se puso a pensar en su dilema, que era y es el dilema de muchos.  Los clientes no vendrían, temerosos de una infección, y sin clientes, no hay negocio.  Sin negocio, ¿qué haría ella?

El tema de la carne puede ser una pesadilla.  La carne (res, cerdo, pollo), mucho más que cualquier otro alimento, puede convertirse en vehículo para cualquier contagio.  Cuando la compramos, la queremos recién procesada, casi palpitante con su vida anterior.  Cuanto más fresca, mejor... o peor.  El tremendo problema de los consumidores, que no están presentes en el proceso matadero-destripada-corte y entrega, es tener seguridad de lo que compran, y para ello, hay que tener fe en el proveedor.  

Para una parrilla, por dar un ejemplo, antes debían ir hasta la carnicería, hacer cola, esperar a que se corte la porción deseada (punta de “S”, bife de chorizo, etc.), que la pesen, envuelvan y entreguen, para luego pagar y recibir el cambio (en billetes y monedas posiblemente “infectados”).  Un proceso con media docena de posibles puntos de contagio; pesadilla de cualquier ama de casa.

¿Qué hacer?  Los problemas de los alimentos no se limitan a la jugosa carne, de modo que ser vegetariano no los soluciona: los tomates y repollos pueden también albergar el Covid, además de otras pestecitas tradicionales como la salmonella, ese frecuente visitante de mercados y hogares.  La gente hoy opta por utilizar barbijos, guantes de goma (que no sirven mucho, dicen), y desinfectantes en la casa, en el carro, en la ropa, en la cartera, los zapatos y en el alma.  

No se puede remojar la carne en alcohol puro, es decir, se puede, pero no sería lo más recomendable, salvo que hablemos de vino que no desinfectaría, pero podría lograr que a uno le importe menos el problema.  La buena cocción soluciona parte del problema, pero el manipuleo previo puede ser un camino más azaroso que bajar en bicicleta a Yungas.  Siempre hay la posibilidad que un puntito, un pedacito de la piel o del alma del pobre novillo hubiera quedado al aire, sin desinfección, en contacto con quién sabe qué portadores de la zozobra diaria  y, por supuesto, el Covid.

Una gran pesadilla, para la cual doña Silvia ha encontrado una solución dinámica, moderna, efectiva y fácil, que nos demuestra que el ingenio sigue siendo el mejor capital para los negocios.  Ella utiliza el WhatsApp y ha creado un grupo con sus clientes, lo que les permite pedir la parte, porción o lugar específico del vacuno, además del tamaño y peso deseado, que ella preparará y tendrá listo para entrega, o envío con el sistema de delivery (palabra ya corriente en el comercio).  

El pago puede ser en efectivo a la antigua usanza, o por transferencia bancaria.  Una vez recibida la notificación del pago, lo único que falta es la entrega la bolsa con la carne escogida y solicitada, y listo. Todo un complejo proceso reducido a una sola transacción “humano a humano” sin cercanía física, ni peligro de contagio alguno. 

Así es Silvia: eficiente, efectiva, excelente.  Al ofrecer una modalidad moderna y sin peligro, ella demuestra ser inteligente y adelantada.  Al crear su grupo de clientes, ofrece iniciativa y confiabilidad comercial, por lo que probablemente nadie de su grupo tendrá la peregrina idea de salirse de tan cómoda y novísima opción.  La felicito de todo corazón.

Y pregunto, queridos lectores, ¿cuántos más cambios radicales transformarán nuestras vidas y modalidades futuras?  Muchas novedades han demostrado ser eficientes: trabajo virtual, reuniones virtuales, clases virtuales, festejos virtuales.  Hemos comprobado una vez más la adaptabilidad humana a lo nuevo, sí, pero no sabemos si podremos retornar a lo de antes, o deberemos seguir por éstas y otras nuevas y algo solitarias sendas.

  
Lupe Andrade Salmón es periodista.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

41
8

Otras Noticias