Fernando Patiño Sarcinelli

Encuesta Covid-19 preelectoral

martes, 8 de septiembre de 2020 · 00:12

Es un hecho que estamos viviendo una pandemia que no se esperaba. Es un hecho que, si el MAS lo permite, tendremos elecciones el 18 de octubre.  En cuanto a la Civid-19, muy poco se sabe sobre cuántos fueron asintomáticos o enfermos leves, graves o muy graves y, finalmente, cuántos han fallecido por consecuencia directa de la infección o de otras enfermedades asociadas.  

Los números oficiales no son muy precisos. Hay que hacer el diagnóstico de la población que aquí llamaremos encuesta epidémica. Necesitamos saber cuántos se han infectado y cuántos se han recuperado sin dar noticias, vale decir que no se han enfermado, no están identificados y no están. 

La Alcaldía de La Paz ha realizado un “rastrillaje” sin mucho fundamento médico. Entre  el 21 y 23 de agosto, según datos publicados por la misma Alcaldía, se ha reportado un “preocupante 38% de positivos”. Entre 5.307 pruebas rápidas (test de anticuerpos), 2.005 dieron resultado positivo. Ese dato, si es correcto, debe ser celebrado, pues quiere decir que superaron la enfermedad sin inconvenientes. 

Una semana después, se realizó un segundo rastrillaje. Según declaraciones del director del Sedes, se detectaron 4.048 “enfermos” (pruebas rápidas positivas) en 10.442 muestras, lo que significa 39,5%. Similar al dato de la semana anterior. Nuevamente, las autoridades se equivocan en la interpretación de las pruebas que identifican anticuerpos, personas inmunizadas naturalmente. 

Si estos datos reflejan la realidad, significa que cerca de 40% de la población ya está curada y no representa un riesgo. Tampoco necesita el kit Covid de medicamentos (alias cajita feliz de medicamentos que cada quien lo toma como quiere) que se ha repartido con tanta publicidad. 

Los que están preocupados con esos datos no entienden el significado de las pruebas que están realizando. Reitero, si los datos son verdaderos deberían ser festejados. Hace falta que este tipo de estudio sea reproducido en diferentes regiones del país como una “encuesta epidémica”. Llama la atención que en Tarija y Cochabamba también se han reportado datos importantes pero sin precisión estadística. 

Si bien las pruebas rápidas tienen un margen de error significativo, hasta 30%, dependiendo del costo y de la calidad, tenemos una estimación optimista. El margen de error significa que hasta un 30% de las personas que se han infectado no es detectado por esta prueba (falso negativo). Si estos números son aceptables desde el punto de vista epidemiológico son buenas noticias, se puede pensar que casi 50% de la población ya está inmunizada. 

Recientemente, se ha noticiado que en Buenos Aires 47% de la población presenta “pruebas positivas” (Bloomberg, 1/09/2020). No se ha publicado qué tipo de “test” se ha utilizado ni el tamaño de la población estudiada. Se debe presumir que también se utilizaron pruebas rápidas que identifican personas inmunizadas, no enfermos. Lo interesante es que los números son parecidos a los datos anunciados por la Alcaldía paceña. 

Suena demasiado bueno para ser cierto. Para confirmar esos datos, lo ideal sería utilizar pruebas más precisas de tipo ELISA, mucho más costosas pero con 95 a 98% de confiabilidad para identificar anticuerpos (infectados que se han recuperado), incluso de forma cuantitativa. Las pruebas rápidas solo definen positivo o negativo sin cuantificar. 

Hay que tener claro que el diagnóstico de una población con anticuerpos es lo opuesto al diagnóstico de “enfermos”. Para esto se utiliza la prueba PCR que sólo tiene valor el momento que se toma la muestra. Un individuo que tiene resultado de PCR negativo puede ser contagiado horas después y puede presentar síntomas días más tarde. Al contrario, las pruebas de inmunidad (ELISA o rápidas) tienen valor por tiempo indefinido gracias a que reflejan la acción de las células de memoria inmunológica. 

Si pudiéramos realizar una verdadera encuesta epidémica en diferentes regiones e interpretar correctamente los datos, tendríamos información muy valiosa no sólo para la salud pública pero también para la población que debe ir a votar. Si se confirman los números dichos anteriormente, deberían ser festejados no sólo por las autoridades, pero también por la población que ya está inmunizada y que puede volver a la normalidad. 

Eso no quiere decir que se olviden del incómodo barbijo y de lavarse las manos. No deben olvidar que quienes están inmunizados pueden ser transportadores de la infección. 

Si es más peligroso ir al mercado o ir a votar, es un tema para una próxima nota.

Fernando Patiño Sarcinelli es médico internista, oncólogo y fotógrafo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

36
1

Otras Noticias