Lupe Andrade Salmón

Información, desinformación, caos

miércoles, 13 de octubre de 2021 · 05:11

Para escribir mis columnas, busco apoyo en la mejor información disponible, pero salvo por contados casos de información personal, uno está obligado a apoyarse en fuentes y datos.  En esta era internetizada, la información suele estar disponible en muchos sitios y canales, y cuando la fuente parece confiable, la utilizamos  para entender o sacar conclusiones.  Hasta allí bien.  Ustedes estarán de acuerdo. 

Pero, un momento. Caveat.  La cosa no es tan fácil.  Hay poca información real, y muchísima desinformación en las redes.  No es fácil encontrar verdades bíblicas, por así decirlo, y comentar sobre ellas con seguridad.   Para hoy, por ejemplo, quise indagar el tema de Feminicidios vs. Homicidios en Bolivia, y me topé con una variedad de datos tan grande, que más que ser una información confiable, parecía ser un tornado de datos dispares, casi de locura. 

Por ejemplo, el sitio WEB efeminista.com.bolivia afirma en titular de fines de agosto que este año “Bolivia registró 81 feminicidios y 27 infanticidios en ocho meses”.  Espantosa información, que es creíble, proporcionada  y actualizada por Gina Baldivieso: 98 vidas habrían sido segadas por asesinos.  Esa una realidad terrible y ella ha escrito mucho sobre el tema.

Sin embargo, mi abogado amigo Julio Artola al recibir el mismo pedido de información me envió a un sitio WEB Expansión/Datosmacro.com, de origen español, que afirma que Bolivia sufrió de 806 “homicidios intencionales” el año 2019 (y menciona que esta cifra es mayor por 262 homicidios al 2018).  De estos 806 homicidios, “502 víctimas fueron hombres”, lo que implica que 304 víctimas fueron mujeres y niños.  Qué podemos creer ¿304 o 98? La diferencia es enorme.

Una tercera fuente de información, Los Tiempos de Cochabamba, afirma que el 2020 mostró 113 feminicidios, y que en lo que va de este año 2021 la Fiscalía reportó “68 decesos de mujeres víctimas de violencia y 20 brutales ataques a menores”. 

Estos datos, diferencias y contradicciones son preocupantes porque Bolivia no es de ninguna manera, el país más violento de América.  Bolivia es un país chico en población, aunque grande en extensión, y relativamente pacífico, y 806 homicidios intencionales el 2019, incluyendo 204 mujeres y niños no parece un dato creíble.  Y si hoy no llegamos a 100, el país habría logrado una pacificación casi revolucionaria, disminuyendo los asesinatos a menos de la mitad.  ¿Cuál alternativa es cierta?

Esta no es crítica a la Policía Nacional que con escasos recursos y equipamiento hace un trabajo loable,  está claro que no se puede confiar en la información extra-oficial.   Lamentablemente, no hay información oficial sobre el total de homicidios en el 2020, ni parcial para el 2021.  “Sabemos” que las muertes femeninas se producen por violencia masculina: es decir sus parejas o maridos.  “Sabemos” también, que las muertes masculinas son mayores a las femeninas (datos de varios años muestran esta disparidad), y que la mayoría de aquellas se debe al exceso de alcohol o drogas; reyertas, ataques violentos, peleas con cuchillos, piedras, palos o caídas mortales.  Hay fuentes que dicen que la mayoría ocurre en La Paz, otras afirman que ocurre en El Alto, otras dicen Santa Cruz.   “Sabemos”, digo, porque de diferentes fuentes hemos leído aquello, pero yo no puedo asegurar que lo “sé” de verdad.  Es terrible, amigos, no tener en qué ni en qué fuente confiar.

Esta no es crítica.  Sabemos que la Policía boliviana, con escasos recursos y poco apoyo, hace un trabajo loable.  Pero es insuficiente.  Y lo que digo es por aproximación porque tampoco hay datos veraces de fácil disponibilidad.  Deben existir, pero no publicados

¡Qué situación! Aún si solamente hubiesen diez homicidios, serían demasiados. Cien o más es un horror.  Bebés muertos antes de haber vivido, son algo espantoso.  Y los hay, pero no sabemos cuántos, ni cómo, ni porqué.  Terrible no poder tener datos confiables.  Y es necesario, aunque doloroso, saber la verdad.

 

Lupe Andrade Salmón  es periodista.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias