Andrés  Gómez Vela

Marco debería figurar en el libro de récords Guinness

domingo, 7 de marzo de 2021 · 05:10

Anotó en un papel, con letra legible y buen trazo, los nombres de cada uno de los 84 jueces, 91 fiscales, 6 policías investigadores y 32 técnicos del Fondo Indígena que conoció en 259 juicios. Registró 50 cárceles donde estuvo encerrado en seis años de procesos. Escribió en su memoria una injusta sentencia por algo que nunca hizo: robar dinero público. 

Marco Antonio Aramayo Caballero, exdirector del Fondo de Desarrollo Indígena y campesino (Fondioc), debería figurar en el libro de récords Guinness como la persona que sufre más injusticias en el mundo. No sólo por la cantidad de juicios en contra, sino por las torturas en cada viaje. Pues, recorrer enmanillado tres mil kilómetros en un vehículo incómodo es una tortura. 

En una carta, Aramayo contó las arbitrariedades que sufrió desde que denunció corrupción en el Fondioc, donde desempeñó el cargo de Director Ejecutivo entre septiembre de 2013 y febrero de 2015. 

“Comenzaron con un caso y 153 juicios. La interventora (del Fondo Indígena) Larisa Fuentes se inventó 86 y Eugenio Rojas, 20. Total: 259 juicios. Hicieron avanzar 86 procesos; de ese total, sufrí 27 cautelares, más el que viene, 28. Avanzaron un juicio en Tarija, uno en Santa Cruz, tres en Oruro, dos en Cobija, el resto está paralizado”, escribió.

Héctor Castellón, abogado de Aramayo, recordó que la injusticia comenzó el 3 de marzo de 2015 con 120 denuncias. De ese total, una contemplaba 153 proyectos. El Ministerio Público pidió dividir el juicio de 153, lo que significa que a los 120 se tendría que sumar 154 procesos, total: 274. Es decir, 15 más respecto a los 259 señalados por Marco. 

¿Qué delito cometió Marco para enfrentar tantos juicios? Ninguno. No vi una sola prueba de que haya robado un boliviano del Fondioc. Sí hay evidencias de que Aramayo alertó sobre el asalto al Fondioc. Entonces, ¿cómo se explica esta injusticia del tamaño de los cinco océanos? 

Sus acusadores no lo perdonan haber identificado a miembros de la “reserva moral de la humanidad” (indígena originario campesinos del MAS) como autores del latrocinio en el F-o-n-d-o  I-N-D-Í-G-E-N-A; entre ellos, Nemesia Achacollo, ministra de Desarrollo Rural y Tierras en el gobierno de Evo Morales.

De los 259 casos, Marco fue condenado en uno por el juez del Tribunal Tercero de Sentencia de Tarija, Ariel Serafín Gutiérrez, que lo sentenció en mayo de 2017 por incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado. 

¿Condenado por incumplir deberes? ¡Momento! Marco fue quien denunció el desfalco en cumplimiento de su deber como Director. ¿Conducta antieconómica? ¡No puesss! Marco fue quien solicitó la auditoría.  ¿Contratos Lesivos al Estado? ¡Umm! Marco denunció el 9 de diciembre de 2015 que los dirigentes masistas Juanita Ancieta y Rodolfo Machaca pidieron a nombre de Evo Morales la suma de Bs300 mil del Fondioc para su posesión en Tihuanacu. Marco está preso desde hace seis años. Ancieta y Machaca están libres.  

El abogado Castellón recordó que ese caso de Tarija se refiere a un proyecto que “se inició cuando Marco ya estaba de salida (del Fondo y ya había otra directora) y se extendió hasta octubre de 2016, pero la responsabilidad se lo endilgaron a él” (más referencias en el Tinku Verbal del 16 de agosto de 2020, Página Siete). 

En Tarija, Marco fue sentenciado a cinco años. Luego, esa pena fue subida a ocho años simplemente por una frase del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras: Marco ha producido un grave daño económico. Sus acusadores nunca presentaron las pruebas de ese daño. 

“He batido todos los récords de trato inhumano degradante. Con André Gautier (psicólogo del Instituto de Terapia e Investigación – ITEI) hicimos una memoria; me asombré yo mismo. Una vez amanecí en plena cumbre en Sabaya (Oruro), en la frontera, para hacer una inspección. Muchas veces, sufrió conmigo mi escolta”, recordó Marco.  

Ninguno de los 91 fiscales presentó una prueba. Por eso —dijo Marco—miré a la cara de fiscales y jueces y los mandé a la mierda. Como no tenían evidencias, sólo me pedían acogerme a juicios abreviados. Querían que admita delitos que nunca cometí a cambio de salir libre.  

El caso Fondioc se reveló en febrero de 2015. A la fecha, se calcula que el daño económico supera los $us 170 millones. Y a la fecha, sólo Aramayo sigue en interminables juicios.

Castellón calculó que Aramayo recorrió 40 mil Km en viajes a audiencias en Santa Cruz, Oruro, Potosí, Tarija, Cobija y Beni. Las injusticias contra Marco equivalen a una vuelta al mundo tomando como referencia la línea del Ecuador, 40.066 km. Récord de injusticias, récord de indiferencia contra un inocente.

 
Andrés  Gómez Vela es periodista.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

294
17

Otras Noticias