Editorial

Carnaval electoral en Bolivia

viernes, 14 de febrero de 2020 · 00:15

La presentación de varias candidaturas ha traído más preocupaciones y confusión a los electores,  desde los entuertos dentro del MAS para aceptar el dedazo de Evo, hasta los problemas dentro de toda el ala opositora, que se traducen en traiciones, idas y venidas, reacomodos, relanzamientos y otros.

Vamos con algunos ejemplos: Camacho va finalmente con Pumari porque ambos se amistaron luego de haberse dicho de todo (Camacho grabó a Pumari y lo delató; Pumari exhibió su decepción, pero al final primó “el bien común”), y construyeron la fórmula Creemos. Ahora, en alianza con el Gobierno Municipal de Santa Cruz,  están en plena cruzada, literalmente hablando, a juzgar por las expresiones de fanatismo religioso que se han convertido en su estandarte.

De la presidenta Añez se ha dicho que traicionó al pueblo diciendo que no sería candidata y finalmente cedió a la tentación; que es lo mismo que Evo porque hace campaña desde el poder, etc. Lo curioso es que va con Samuel, quien no sólo la criticó, sino que tuvo que competir con Luis Revilla el que, abandonando a Mesa, se pintaba como vicepresidenciable.

Mesa quiso mostrar coherencia, pero por lo que se ve, no pudo encontrar cómo relanzar el binomio y prefirió quedarse con Gustavo Pedraza como acompañante, quien no es una figura muy descollante ante el electorado, pero de quien se dice es un muy buen operador político. Habrá que ver, aunque lo cierto es que Mesa puede cosechar del caos que se generó entre los demás opositores precisamente por no haber dado tanto que hablar. Vamos a ver...

Del resto se puede decir que están para sacar alguna tajada, aunque sea mínima: Tuto, nuevamente con Tomasa Yarhui, no genera más expectativas. Chi, con problemas para conseguir sigla y acompañante, encima se comprobó que hizo copy&paste del programa de un partido peruano.

Lo de ADN queda en el plano de la tragicomedia:  Sus candidatos parecen detenidos en el tiempo, o peor, piensan que el tiempo se ha detenido en ellos... El binomio, que era de la vieja guardia, terminó inhabilitado, peleas de por medio, por no presentar ningún documento.

A todo esto se suma que muchos partidos rellenaron como pudieron sus listas, sin que prime un criterio serio de paridad, presencia de indígenas y menos de propuesta, etc. Un retroceso evidente.

No se trata de que haya una fórmula opositora única (no es ni posible ni deseable), ni que el MAS no se presente, pero al menos se podría pedir seriedad a los candidatos, que piensen en para qué o con qué antes de lanzarse como candidatos, como si sólo quisieran comer un pedazo de la torta.
 

 

 

75
1

Otras Noticias