Editorial

Las medidas que no llegan

miércoles, 13 de enero de 2021 · 05:15

Por mucho que el virus  nos resulte cada vez más familiar y cercano, nunca terminaremos de conocerlo. Tal vez aprendamos a combatirlo y esperemos que más temprano que tarde la vacuna pueda neutralizarlo, pero mientras la humanidad avanza desesperada en ese sentido, el virus, por el contrario, muta y se hace más rabioso y fulminante.

Los científicos británicos, de donde se presume habría irradiado esta nueva cepa, mencionan que es tres veces más contagiosa y aunque nada habla de que sea más letal, su propagación deja más muertos. Catastrófico.

En Bolivia no tenemos los recursos para investigar y determinar la biología molecular de la nueva cepa, pero se presume que en toda la región donde hay  rebrote podría estar presente la cepa británica.

Ante ello, muchos países han empezado a optar por volver a las restricciones y algunos, como Chile, han anunciado cuarentenas regionales por el aumento de casos.

En Bolivia, ya lo hemos mencionado desde este espacio, se ha elegido la prudencia -por no decir lentitud- en las determinaciones relacionadas a limitar la circulación, el aforo o las actividades de las personas. El Gobierno ha anunciado la llegada de pruebas y de vacunas, pero no se ha animado a más. E incluso a nivel local los municipios permanecen en el análisis de las disposiciones a adoptar mientras el número de casos suma y sigue, y se siente en las redes y los medios de comunicación, un clima de temor y duelo.

Es entendible que los costos económicos y hasta políticos de volver a las restricciones hace difícil el análisis, pero la parálisis y el descontrol son muchas veces peor.

Lo hemos atestiguado, por ejemplo, en el paro de transporte que se realizó ayer en todo el país: largas filas para conseguir transporte, para subir al teleférico, para abastecerse en los mercados. ¿Es esto aceptable en un momento de pico de pandemia?

Si las autoridades creen que no es posible retornar a las restricciones como lo han solicitado clamorosamente los médicos y especialistas, al menos podrían asumir algunas medidas que limiten la concentración de gente que, se sabe, es la fuente más importante de contagios. 

Algunas de estas medidas podrían ser: retornar al control por carnet para el ingreso a entidades financieras y supermercados; controlar el aforo en centros de abastecimiento; vigilar el número pasajeros en minibuses; que las actividades laborales se reduzcan en horario y/o vuelvan a ser remotas.

Seguramente serán unas cuantas semanas difíciles, pero continuar con la normalidad mientras el peligro se expande es intrépido e irresponsable. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

63
1

Otras Noticias