Editorial

Sobre la devolución de un crédito

jueves, 25 de febrero de 2021 · 05:15

En su afán de borrar todo lo que hizo la gestión transitoria de Jeanine Añez, el gobierno de Luis Arce ha tomado la absurda decisión de devolver un crédito de 327 millones de dólares contratado por la anterior administración, pese que las condiciones para su pago eran ventajosas y a las urgencias de dinero para atender la crisis sanitaria.

Al Gobierno, además, no le importó tener que erogar 24,3 millones de dólares adicionales por la devolución del crédito, dinero atribuible a la variación cambiaria de los Derechos Especiales de Giro (DEG), comisiones e intereses acumulados.

El citado crédito tenía una tasa de interés de 1%,  con una comisión de financiamiento por una sola vez de 0,50%, un plazo de cinco años y un período de gracia de poco más de tres años. Analistas financieros calificaron de ventajosas sus condiciones, puesto que otros organismos dan préstamos con intereses más elevados. Un ejemplo de esta comparación es la CAF que, en promedio, presta a 3,5%, el BID a 2,7%, el BIRF a 3,3%, China a 2,6% y los bonos soberanos se adquieren a 5% de interés. A juzgar por la tasa, deberían dejar de llamarse soberanos.

La llegada de este crédito ya estuvo sujeta a polémica porque la Asamblea Legislativa, manejada por el MAS, se negó a darle curso argumentando que no se habían cumplido con todos los requisitos burocráticos. Sin embargo, el FMI permitió que el crédito fuera adquirido directamente por el Ejecutivo. Hay que recordar que el MAS, al declararse antiimperialista, ha rechazado sistemáticamente cualquier relación con el FMI, ya sea durante el gobierno de Evo Morales y, al parecer, también en el de Luis Arce.

Las razones ideológicas no deberían condicionar acciones económicas, pero ocurre todo lo contrario como ha quedado demostrado en este caso y en otros, como en la restitución del visado a los turistas que llegan de Estados Unidos e Israel.

Para acabar de entender la motivación política de esta devolución hay que recordar que el gobierno decidió iniciar acciones administrativas y penales a los responsables de haber contratado el citado crédito. Las acciones apuntan directamente a Jeanine Añez, que ya tiene otros juicios en ciernes e incluso un posible juicio de responsabilidades que está en espera de autorización congresal. Y, por si fuera poco, no faltó el parlamentario que apuntó a la disidente Eva Copa como corresponsable o testigo de la situación, pese a que ella bloqueó el crédito en la Asamblea.

Sin duda, son motivaciones políticas las que mueven al gobierno en éste y otros casos, con lo que Luis Arce no deja de parecerse al Evo Morales.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

87
3

Otras Noticias