Editorial

Despido del 90% de los diplomáticos

miércoles, 3 de marzo de 2021 · 05:15

Entre noviembre de 2020 y febrero de 2021, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha ejecutado un masivo despido de funcionarios diplomáticos de carrera. Según la denuncia, más del 90 por ciento de los diplomáticos de carrera, quienes en muchos casos tenían más de 15 años trabajando en el servicio exterior, han sido retirados de sus cargos.

Esta ha sido una acción insólita, no vista casi nunca antes en la historia del país. En general la Cancillería se mantenía al margen de las diferentes polémicas y reyertas que ha sufrido el país durante largos períodos de su historia. Como los diplomáticos son los que representan a Bolivia en el exterior y, de paso, defienden importantes y delicados asuntos, por lo general sus carreras eran respetadas. Los que tenían afinidad por uno u otro partido político recibían cargos secundarios cuando un gobierno de otra orientación llegaba al poder, pero no eran echados ni sus antigüedades afectadas.

Incluso durante las dictaduras los diplomáticos fueron respetados y muchos de ellos siguieron representando al país en el exterior. No es fácil formar especialistas en relaciones internacionales. En los últimos años, en Bolivia varias entidades, por ejemplo, las Naciones Unidas, han ayudado en ese sentido. Todo ese largo período, y los recursos materiales destinados a dicha formación, han sido desaprovechados en pocos días.

Javier Vizcarra, exfuncionario de la Cancillería, explicó a nombre de los afectados que el reclamo no sólo es por los puestos de trabajo, sino la preocupación por “el daño que se provoca al Estado (...) ya que se deja a Bolivia peligrosamente indefensa frente a los sólidos cuerpos diplomáticos de otros países”.

El actual canciller Rogelio Mayta restó importancia al asunto y  sostuvo que no existe la pretendida carrera diplomática. Negó que exista una injusticia en esa decisión, puesto que la verdadera masacre blanca se dio en la gestión de Jeanine Añez, en la que, según él, despidieron prácticamente a un 90% de los trabajadores de la Cancillería. “Son de los diplomáticos de nariz respingada, que les gustaba ir a los salones a doblar el dedo meñique mientras se dedicaban a cócteles, no tuvo nada de trabajo efectivo para nuestros país”, afirmó.

Es lamentable tanto la situación producida, que deja a más de 100 funcionarios diplomáticos sin trabajo, como la respuesta que se da a la misma. 

Mayta era una esperanza para la forma en cómo se maneja tradicionalmente el Estado. Un abogado prestigioso como él, que formó parte del equipo que acusó civilmente a Gonzalo Sánchez de Lozada en EEUU, generaba expectativas favorables en su cargo de canciller del Estado. Pero su respuesta deja mucho que desear: primero, porque se concentra -como lo hacen muchas autoridades del actual gobierno- obsesivamente en la crítica a la gestión que lo antecedió; y segundo, porque frivoliza y denigra a una serie de ciudadanos que no sólo han representado al país, sino desarrollado diversas tareas para el Estado, algunos por varios lustros y no solamente en el anterior gobierno.

Nadie podría haber imaginado, hace solo 100 días, que precisamente fuera Mayta, un defensor de los derechos humanos, quien tomara esta decisión. Mientras tanto, importantes legaciones, como la embajada de Bolivia en la Unión Europea, Brasil, Alemania, España, Rusia, Paraguay y el Estado del Vaticano, entre otras, siguen acéfalas, y los pocos embajadores designados provienen de las filas más cercanas al expresidente Evo Morales y al partido de gobierno.

Mayta llegó al gobierno con un prestigio bien ganado. Además, su don de gentes, su calidez y sus conocimientos en derecho lo convirtieron en abogado destacado del foro boliviano. Todo aquello queda empañado por decisiones sectarias e ideologizadas, que no hacen ningún bien ni a la imagen del país ni a sus relaciones exteriores. Es hora de que tengamos un servicio diplomático serio, en lo posible independiente de preferencias partidarias y efectivo en la gestión de los asuntos de la nación.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

85
10

Otras Noticias