Editorial

El remezón en CC

martes, 14 de septiembre de 2021 · 05:15

La oposición boliviana no es una sola y, por ende, carece de un proyecto común. Esa dispersión se refleja también en la Asamblea Legislativa, en la que Comunidad Ciudadana y Creemos no han logrado articular un proyecto coincidente para hacer frente al MAS, lo cual, hasta cierto punto es natural, porque ambos son diferentes. El discurso que los une, sin embargo, es la defensa de la democracia y el rechazo a la persecución política en contra de los opositores y es ahí donde no debería haber matices.

En los últimos días, CC ha sufrido un fuerte remezón porque la jefa de su bancada en Senadores, Andrea Barrientos, renunció a su cargo luego de que apareciera en un video en el que indicaba que tiene más coincidencias con el MAS, que con Creemos y señalaba que tiene simpatía por el ministro de Justicia, Iván Lima.

La senadora asegura que sus declaraciones fueron sacadas de contexto, lo que cual es probable puesto que Barrientos estaba hablando de políticas de inclusión que, si bien existen en la retórica del MAS, en los hechos el partido de gobierno es excluyente, intolerante y confrontacional. La inclusión funciona sólo para los sectores sociales que le apoyan, para los demás se aplica la mano dura.

Precisamente por eso, las palabras de Barrientos, incluso si hubieran sido sacadas de contexto, estuvieron fuera de lugar, porque las políticas inclusivas del MAS son de palabra y, sobre todo, porque el partido de gobierno decidió armar un caso denominado “golpe de Estado” para perseguir a los opositores, pese a que es por todos sabido que lo que hubo en 2019 fue un levantamiento popular en contra de Evo Morales.

En todo caso, ella hizo algo que pocos políticos suelen hacer y menos los militantes del MAS, renunció a su cargo para dejar que el partido de Carlos Mesa decida sobre el futuro de la bancada en el Senado. Dicho esto, lo que correspondería es que CC ratifique a Barrientos en su puesto si quiere ser consecuente con sus líneas discursivas de democracia, pluralismo y libertad de expresión. Una decisión así, lejos de menoscabar su lucha por la democracia, confirmaría que la democracia es su norte.

Está claro que entre Creemos y CC hay diferencias y éstas no se van a borrar porque Barrientos deje el cargo de jefa de bancada. Por el contrario, lo que puede hacer una decisión así es que CC sea percibido como un partido más conservador de lo que realmente es.

Lo contrario implicaría que, siguiendo el ejemplo del MAS, CC también corta la cabeza de sus librepensantes. Por eso, ahora llama la atención que prominentes masistas critiquen la renuncia de Barrientos acusando a CC de ser un partido autoritario y que no permite el disenso. Nada más incoherente tomando en cuenta que hay una larga lista de disidentes, librepensantes y críticos que ahora están convertidos en opositores porque no fueron tolerados en el MAS.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias