Puka Reyesvilla 

Esta distopía

viernes, 22 de mayo de 2020 · 00:12

A pesar de las circunstancias, no me he permitido caer en el desánimo ni en la paranoia. No se trata de evasión ni cosa parecida; por el contrario, estoy absolutamente consciente de la magnitud y de las implicaciones de la calamidad que nos asola. Su costo en vidas humanas será considerable, pero no al extremo de poner en peligro la continuidad de la especie sobre la faz de la tierra. Serán los que sobrevivan –esperemos estar entre éstos- quienes cargarán con el peso de levantar de nuevo la sociedad y la economía. Digo “volver” porque no sería la primera vez que la humanidad salga adelante luego de una pandemia devastadora como la actual –quizás la de mayor alcance de la historia-. 

Lo que sí ha conseguido provocar en mí es una sensación de estar viviendo, en tiempo real, una distopía; una distopía curiosamente no prevista ni por quienes dicen tener el poder de adivinar el futuro –lo que no merece mayor comentario- ni por quienes, en textos de ficción, algunos de ellos trasladados al cine, nos contaron historias de grupos humanos sometidos a poderes absolutos de todo orden, pero –al menos no recuerdo que lo haya- no hay una que narre claramente una donde unos virus tengan a toda la población mundial en vilo. 

Descartando que dichos virus sean armas de nueva generación –como plantean cierta hipótesis de carácter conspirativo- estamos ante un escenario ni siquiera imaginado. Quizás lo más cercano a esto sea la versión cinematográfica de la obra de Meyling El Golem que, dicho sea de paso, no le guarda mucho respeto al libro, pero la sensación de que Dios ha abandonado a sus hijos es muy parecida a la presente.

Si una utopía se figura como un estado idealizado de la convivencia entre iguales, las distopías avizoran distintas formas de poder que arrebatan la dignidad a los seres,  sometiéndolos a sus designios. Esto provendría generalmente de fuerzas poderosas, unas veces producto de las ideologías totalitarias, otras, de fuerzas externas: máquinas, extraterrestres, ciertas formas de tecnología, etcétera.

La distopía político-ideológica por antonomasia es la del Gran Hermano, descrita por Geoge Orwel en “1984”, de alguna manera vivida en Estados que cayeron en las garras del “socialismo real”, cuyos sistemas periclitaron ante el ansia de libertad, inherente a los seres humanos.

Hay también música que nos remite a un mundo distópico, como el que describe el grupo King Crimson en la canción El hombre esquizofrénico del siglo XXI (1969): “Neurocirujanos gritan por más en la puerta de la paranoia”.

Menos recordada, probablemente, es la serie de TV de los años 80, Max Headroom, que propone la omnipotencia, hoy relativizada por las nuevas tecnologías de la comunicación y la información, de la televisión, la distopía de los medios de comunicación de masas.

Vigente hasta nuestros días, está toda la gama de series, filmes y cuentos, alimentada desde los tiempos de la “Guerra Fría”, alrededor del dominio sobre la especie humana que supuestamente ejercerían seres provenientes del espacio en todas sus variantes. Con el creciente desarrollo de la inteligencia artificial, surge la variante del poder ejercido por autómatas, siempre en un ambiente de temor/terror de nuestros congéneres.

Pero esta distopía que nos toca afrontar, que suponemos pasajera, tiene como protagonistas a elementos invisibles al ojo humano y ha socavado los profundos cimientos sociales que nos sostenían hasta hace poco. Una vez más, la capacidad de resiliencia de la especie humana está puesta a prueba. Esperemos estar a la altura de nuestros antecedentes para fortalecer los lazos que nos unen.

Puka Reyesvilla es docente universitario.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

47
9

Otras Noticias