Rodolfo Eróstegui T.

Pandemia, conflicto y liderazgo

martes, 22 de diciembre de 2020 · 00:12

Tenemos una tendencia a crear conflictos. Los hacemos en épocas de bonanza o de crisis. No importa si hay emergencia sanitaria. Se registran en todos los ámbitos, gremiales, vecinales o en empresas. Ahora que vivimos en época de recesión provocada por la crisis del Covid – 19, lo más probable es que en las empresas modernas, formales se estén gestando más de un conflicto.  

La pandemia ha obligado a las empresas a reorganizar sus procesos, turnos, jornadas laborales. Implementar modalidades de trabajo diferentes a las que tradicionalmente se las hacía. Ahora es una realidad el teletrabajo y la tercerización de la producción. En muchos casos se paga por horas. Hay muy pocas empresas  que no lo hacen.   

La característica de todos estos cambios es que generalmente se realizan sin consulta con los trabajadores o los sindicatos. Se los realiza de manera ejecutiva. Las gerencias disponen y los trabajadores  deben acatar. Esto funcionó en un primer momento de la pandemia porque  la prioridad de los trabajadores era conservar su puesto de trabajo. Pero a medida que  se acostumbran a la nueva realidad y piensan que la pandemia ha sido superada, los trabajadores y los sindicatos comienzan a reaccionar para demandar la vuelta a las tradiciones de producción existentes antes de la irrupción del Covid – 19. 

En las últimas décadas las librerías ofertan libros de autoayuda, muchos de ellos tratan sobre la importancia del liderazgo o el cómo ser un buen líder. También se ha publicitado la llegada de conferencistas para impulsar los liderazgos en las empresas. Estos eventos estuvieron llenos de ejecutivos. Sin embargo al parecer muy  poco se aplica. 

Las empresas modernas requieren de líderes y no de jefes tradicionales que fueron educados en transmitir órdenes a los trabajadores sin explicarles lo que se busca con las nuevas acciones. Por eso el liderazgo se lo tiene que concebir como una habilidad, mediante la cual un ejecutivo puede influir en los trabajadores para lograr los objetivos y lograr, de esa forma, desarrollar el máximo potencial de los trabajadores.

La ausencia de liderazgo del personal ejecutivo es llenada por los líderes sindicales que al ser electos por las bases tienen un plus que les permite direccionar las energías de los trabajadores hacia los fines que ellos consideran pertinente, los mismos que pueden no coincidir con los objetivos y metas empresariales. El rechazo mutuo de los objetivos de la gerencia y del sindicato es lo  que impulsa  generalmente a  crear conflictos. 

Influir, motivar, organizar y encaminar las acciones para lograr que un grupo de personas (léase trabajadores) alcancen las metas fijadas por la organización es el trabajo del líder. Estas características son innatas en muchas personas, pero la mayoría no las tiene, por ello hay que invertir en inculcar las capacidades de liderazgo entre los ejecutivos porque esa fuerza es el potencial que tienen las empresas. Si una organización no tiene un líder, se lo debe crear. 

Los líderes dentro las empresas son necesarios debido a que crean valor agregado. El líder dentro de cualquier organización, económica, política es el que logra la interacción entre las personas mediante su influencia para alcanzar las metas propuestas.

Las crisis políticas, sindicales o sanitarias visibilizan a los líderes que estaban ocultos. Así ocurrió con el doctor Óscar Urenda en Santa Cruz que en pocos días mostró a toda Bolivia el camino que había que seguir para protegernos y combatir la pandemia del Covid – 19. Sin la crisis de octubre 2019 no hubiéramos conocido a la senadora Eva Copa, hubieran seguido los mismos dirigentes masistas dirigiendo la Asamblea Nacional. De esa misma forma, las huelgas en las empresas visibilizan a nuevos dirigentes sindicales. Por ello se decía en la Central Obrera Boliviana que el conflicto social es la mejor escuela de liderazgo sindical.

De esta manera, considero que tan importante es invertir en la capacitación técnica de los trabajadores para aumentar la productividad, como destinar recursos en la formación de líderes gerenciales para dirigir en la organización.

   
Rodolfo Eróstegui T. es experto en  temas laborales.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

9
3

Otras Noticias