Verónica Ormachea G.

Evo Morales y el MAS de capa caída

martes, 28 de enero de 2020 · 00:11

El Movimiento Al Socialismo (MAS) pierde votos a pasos agigantados aunque figura en primer lugar en la intención de voto. Según una reciente encuesta publicada en Página Siete, el MAS apenas llega al 26%, mientras que en septiembre pasado contaba con el 33%,  según Mercados y Muestras.

No nos debe extrañar porque la actuación de Morales fue y sigue siendo vergonzosa desde que abandonó su cargo de Presidente de la República y luego renunció, tras que la OEA constató el fraude monumental.

Aquél vacío de poder fue llenado por Jeanine Añez, que asumió la Presidencia por una sucesión constitucional legítima, avalada por el Tribunal Constitucional y la comunidad internacional.

Evo se asiló en México y violando las normas internacionales llamó a sus bases en Bolivia a cometer actos de violencia, en los que murieron cerca de 30 personas.

La Fiscalía emitió una orden de aprehensión contra él por “sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo”.

Luego se trasladó a Argentina, como refugiado político, -para estar al lado de Bolivia, ya que no puede volver porque sería detenido-, sitio donde sigue haciendo política e incomodando al país vecino.

El MAS también pierde votos porque no dejó a un sucesor. Como buen dictador, él era el líder máximo y sus seguidores se reunían en torno a él.

También pierde votos porque sin consultar a sus bases postuló como candidato a la presidencia a Luis Arce Catacora, exministro de economía, y como vicepresidente al excanciller David Choquehuanca, un político aimara.

Los masistas quedaron indignados porque su jefe los nombró a dedo y preferían que Choquehuanca sea el candidato a la Presidencia, ya que se sienten más identificados con un líder indígena, no así con uno que pertenece a la clase media urbana, como Arce.

Esta decisión provocó la división del MAS, situación que no nos debe sorprender, ya que Evo sigue siendo un dictador.

A esto se suma que una nueva agrupación ciudadana Jallalla Bolivia (que representa a los pueblos indígenas originarios)  presentó su candidatura a la Presidencia y es probable que muchos masistas voten por ellos.

El MAS también pierde votos, ya que la figura de Arce Catacora es cuestionada.

La Fiscalía lo investiga por el caso del Fondo Indígena (Fondioc), cuya finalidad era destinar recursos para financiar proyectos de desarrollo de zonas indígenas.

Luis Arce, así como Juan Ramón Quintana (asilado en la embajada de México en Bolivia), eran integrantes del directorio del Fondo Indígena y su trabajo era fiscalizar los fondos y los proyectos.

Según la Fundación Pazos Kanki, el desfalco en el Fondioc fue de  182,7 millones de dólares; no benefició a los indígenas y los recursos fueron transferidos a lealtades políticas.

La exministra de Desarrollo Rural  Nemesia Achacollo,  que era integrante del directorio del Fondo Indígena, se encuentra detenida.

La presidenta Jeanine Añez anunció en días pasados que su gobierno aplicará mano dura contra el narcotráfico y el narcoterrorismo, ya que aseguró que la industria de la cocaína es la que más ha crecido en estos últimos 14 años.

Cada semana, la Felcn encuentra y decomisa fábricas clandestinas en el Chapare. Recordemos que durante sus años de gobierno  Morales fue máximo dirigente de los sindicatos cocaleros del Chapare.

El gobierno también está combatiendo la corrupción y muchas autoridades del anterior gobierno han sido detenidas por esto y por cometer fraude, lo cual da muy mala imagen al MAS.

 

Verónica Ormachea es periodista y escritora.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

243
30

Otras Noticias