EEUU anuncia un megaplan económico contra el coronavirus

Dos billones de dólares serán destinados a empresas y ciudadanos para tratar de contener los estragos económicos de la pandemia.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 09:22

AFP / Washington

Estados Unidos anunció hoy un acuerdo para un megaplan de ayuda económica contra el coronavirus, que tiene confinado a más de un tercio de la humanidad luego de que India se sumase a estas medidas de aislamiento.

"El Senado ha alcanzado un acuerdo bipartidista sobre un paquete de ayuda histórico para enfrentar esta pandemia, por 2 billones de dólares", dijo el senador republicano Mitch McConnell desde el hemiciclo de la primera economía del mundo.

Este anuncio debería tener un efecto inmediato en los mercados mundiales, que el martes subieron ya con fuerza tras muchos días negros. Este miércoles, la bolsa de Tokio reaccionó con una espectacular subida de más del 8% al cierre.

Estados Unidos registró más de 700 muertos y 53.000 casos de Covid-19 el martes, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins. Alrededor del 40% de la población estadounidense está confinada en casa o a punto de estarlo, con restricciones que varían de un estado a otro.

El presidente Donald Trump no está sin embargo de acuerdo con un confinamiento prolongado. "Hay que volver al trabajo mucho antes de lo que piensa la gente", declaró Trump en Fox News. 

Con el confinamiento de India, el segundo país más poblado del mundo con 1.300 millones de habitantes, ya hay 2.600 millones de personas enclaustradas en casa, según un recuento a partir de una base de datos de la AFP.

Esto representa más de un tercio de la población mundial, evaluada por la ONU en 7.800 millones de personas en 2020.

Después de semanas de incertidumbre, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron aplazados a 2021. Una decisión acogida con alivio en todo el mundo, mientras que en Italia, España, Francia y otros países, la pandemia de COVID-19 sigue provocando hecatombes diarias.

El drama crece en Europa

En los países más afectados, los hospitales están saturados y el personal sanitario, agotado y expuesto al contagio por falta de mascarillas y material adaptado. Entierran o incineran a sus muertos rápidamente.

"Muchas compañeras lloran porque hay gente que muere sola, sin haber visto por última vez a su familia, y apenas tenemos tiempo de hacerles compañía", lamenta Guillén del Barrio, un enfermero de un hospital de Madrid.

La situación en la capital española se ha deteriorado tanto que se ha transformado una pista de hielo en una morgue gigantesca. 

Las salas de exposiciones de la Feria de Madrid se han convertido en un hospital de campaña de 1.500 camas y el ejército desinfecta las residencias de ancianos, donde hay decenas de muertos.

En Italia, el saldo diario sigue siendo una pesadilla: el martes murieron otras 743 personas. Pero una disminución en el número de contagios suscita esperanzas entre los científicos, que lo atribuyen a las medidas de confinamiento adoptadas en el país.

Según un balance de AFP a partir de fuentes oficiales, más de 18.000 personas han muerto por el virus y se han diagnosticado más de 400.000 casos de infección en 175 países y territorios.

Esta cifra solo refleja una parte del número real de infectados, ya que muchos países solo hacen las pruebas a los pacientes que necesitan ser ingresados.

En África, América Latina y Europa, los toques de queda, los confinamientos, el cierre de empresas y las restricciones de desplazamiento se generalizan. La mayoría de los científicos estiman que las medidas drásticas de este tipo son las únicas que pueden frenar la enfermedad, contra la que no hay vacuna ni tratamiento.

15