Acaba la búsqueda y la esperanza de hallar gente con vida en Beirut

El Ejército libanés dio por concluida la primera fase de las labores de rescate, sin que los equipos locales e internacionales hayan encontrado supervivientes.
lunes, 10 de agosto de 2020 · 00:04

EFE/ Beirut

La potente explosión de Beirut se ha cobrado sus dos primeras víctimas políticas, los ministros de Información y de Medio Ambiente. Cinco días después del devastador suceso,  hay poca esperanza de encontrar supervivientes debajo de los escombros.

La ministra libanesa de Información, Manal Abdel Samad, dimitió este domingo al considerar que sigue habiendo “resistencia” a aceptar los cambios que exige la población tras la tragedia, que ha dejado de momento 158 muertos y unos 6.000 heridos.

“Después del horror del desastre de Beirut, presento mi dimisión del Gobierno”, anunció Abdel Samad en un comunicado, según la Agencia Nacional de Noticias (ANN) libanesa, seguida pocas horas después por el titular de Medio Ambiente, Damianos Kattar.

En una nota, Kattar comunicó su dimisión “ante el horror de la catástrofe, en reverencia a las almas de las víctimas inocentes, en solidaridad con los heridos y sus familias, sintiendo el dolor de las familias de los desaparecidos, en simpatía con todos los afectados (...) y en medio de un sistema estéril y afligido”. El ministro afirmó que está “triste hasta la muerte” por lo ocurrido.

Mientras, en las calles de Beirut, la rabia y la indignación ciudadanas volvieron a alimentar  protestas violentas, después de que el sábado los manifestantes asaltaran las sedes de varios ministerios y se enfrentaran con la Policía, con un saldo de 250 heridos y un agente fallecido.

Las fuerzas de seguridad y los manifestantes se arrojaron gases lacrimógenos, piedras y material incendiario en los alrededores del Parlamento, en el centro de la capital libanesa.

Amigas de una joven de 20 años que murió en explosiones.
Foto:AFP

Fin de primera fase de rescate

Por su parte, el Ejército libanés dio  por concluida el domingo la primera fase de las labores de búsqueda y rescate, sin que los equipos locales e internacionales hayan hallado supervivientes, lo cual será menos probable a partir de este momento. 

El jefe del batallón de ingeniería del Ejército libanés, Rojeh Khoury, explicó que después de tres días de búsqueda “la esperanza de encontrar a personas con vida ha disminuido”, pero que continúan los trabajos para recuperar los cadáveres de debajo de los escombros.

“Los equipos que estaban buscando a gente con vida consideran que su trabajo ha terminado”, afirmó Khoury. Entre ellos, se encuentra el contingente español de operaciones GERCCMA método Arcón, que se unió a las labores de salvamento el sábado  y no ha podido rescatar a ninguna persona con vida hasta el momento.

Su jefe, Jaime Parejo, confirmó a Efe que el Ejército libanés les comunicó que se “suspendían las operaciones de búsqueda y detección” de supervivientes.

El bombero español, que está a cargo de otros cuatro miembros de ese cuerpo, con cuatro perros, consideró “culminada” la primera parte de la misión.

Según Khoury, tampoco los grupos de rescate de Holanda, Chipre, Polonia, Alemania, Grecia, República Checa y Catar encontraron supervivientes en las zonas que les habían sido asignadas y algunos se han retirado al no hallar personas con vida.

Sin embargo, los turcos, franceses y rusos siguen apoyando a los equipos libaneses en la zona más afectada, donde “están en alerta y trabajan veinticuatro horas al día” para recuperar los restos de las víctimas.

La deflagración se originó en un almacén del puerto de Beirut donde se encontraban casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio desde 2014 sin las debidas medidas de seguridad, según admitió el primer ministro libanés, Hasan Diab, aunque todavía se desconoce las causas que provocaron su detonación.

La comunidad internacional se comprometió a movilizar 252,7 millones de euros en ayuda de urgencia a la población de Beirut. El apoyo posterior está sujeto a  reformas profundas que se lleven a cabo en el país.

Protocolos de Covid atrasaron horas vitales para el rescate

El retraso en el inicio de las operaciones de rescate tras la explosión en el puerto de Beirut a causa de los protocolos del Ministerio de Salud libanés por la pandemia de coronavirus han podido costar vidas, según un equipo de bomberos españoles que ha viajado al Líbano para participar en esos trabajos.

“Ha habido retrasos en diferentes aspectos debido a la pandemia de la Covid-19”, afirmó a EFE en Beirut el jefe de ese contingente español de operaciones Jaime Parejo.

El grupo, integrado por cinco bomberos, llegó el viernes a Beirut para participar en las operaciones de rescate, tras la explosión del martes que ha dejado de momento 158 muertos y unos 6.000 heridos.

Sin embargo, hasta el sábado no pudieron empezar a trabajar en la “zona cero” porque tenían que cumplir con el preceptivo aislamiento.

Funeral de una enfermera víctima de explosiones.
Foto:EFE

“Esas veinticuatro horas podrían haber sido vitales”, indicó Parejo, quien añadió que tuvieron que acatar el protocolo de Sanidad porque “no hay excepciones para rescatar vidas”.

El jefe del equipo consideró que, si hubieran llegado con antelación, sí habrían “localizado con seguridad personas con vida sepultadas”. “Posiblemente (la Covid-19) habrá generado fallecimientos no como enfermedad, sino retrasando labores de rescate y salvamento donde cada minuto cuenta”, señaló.

Otro miembro del equipo de apoyo para rescate, Pedro Luque Cruz, declaró que la unidad llegó con 84 horas “de retraso” al Líbano, ya que pasaron 60 horas antes de que se activara el plan de emergencia.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

1
2