Jhiery en espera de su audiencia: "Son cinco años que no duermo tranquilo"

Indicó que solo una sentencia absolutoria le podrá dar tranquilidad y libertad a su existencia, afectada por cuatro años de encierro y con la angustia presente de la cárcel. Expresó su desconfianza a la actual administración de justicia.
miércoles, 16 de octubre de 2019 · 12:00

ANF / La Paz

La Sala Penal Tercera de La Paz programó para el jueves la audiencia de apelación restringida del médico Jhiery Fernández, quien busca su absolución dentro del caso Alexander. 

Fernández pasó cuatro años preso en el penal de San Pedro y en marzo de 2018 fue sentenciado a 20 años de prisión por el delito de violación al bebé Alexander, sin pruebas contundentes en su contra. A esto se suma que la presidenta del tribunal que lo condenó dijo en un audio que se filtró que sentenció a Fernández sabiendo que es inocente.

En octubre de 2018, el galeno dejó la cárcel por detención domiciliaria. Desde entonces el juicio continúa y el tormento de Fernández, sigue.

“Son cinco años que no duermo tranquilo, siempre pienso que puede ocurrir lo peor, quiero también que termine el suplicio para toda mi familia, ellos han estado conmigo luchando, batallando a mi lado, día a día, noche a noche”, dijo el médico a Fides.

Que se acaben “todos los atropellos de la justicia, todos los atropellos de los representantes de esta mal llamada justicia boliviana”, demandó.

Fernández fue notificado el martes para que acuda a la apelación de la sentencia de 20 años de cárcel que determinó el Tribunal Décimo de Sentencia el año pasado. 

A las irregularidades en el caso se sumó la actuación de la comisión de fiscales que junto al fiscal departamental Edwin Blanco buscaba la sentencia condenatoria de Fernández en base a conjeturas de su supuesta responsabilidad en el hecho. El médico incluso recibió amenazas en el penal por parte de Blanco, según las denuncias.

“Espero que los nuevos vocales que van a conocer mi caso hagan justicia de verdad y no que obren de igual manera que el Tribunal Décimo, que sabiendo que era inocente igual me sentenciaron, espero que esta audiencia me haga justicia”, expresó el médico.

Indicó que solo una sentencia absolutoria le podrá dar tranquilidad y libertad a su existencia, afectada por cuatro años de encierro y con la angustia presente de la cárcel. Expresó su desconfianza a la actual administración de justicia.

“Hasta el momento cada mañana que me despierto pienso que nuevamente en cualquier momento pueda amanecer o despertar entre cuatro paredes, encerrado tras las rejas”, apuntó.

Recordó que hace cinco años, en 2014, despertó y en un abrir y cerrar de ojos se encontró tras las rejas, “sin haber cometido ningún delito”.

“No sabía por qué ni de qué se me estaba acusando, solo sabía que estaba preso y por un delito que no había cometido”, remarcó.

Fernández actualmente trabaja en el Hospital Municipal de Cotahuma, gracias a gestiones realizadas por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos y la Alcaldía de La Paz.

45
3

Otras Noticias