La Policía detiene en Beni a 5 acusados de matar a Coico

Son cinco miembros de una familia, entre ellos una joven de 17 años y un adolescente de 15. Todos fueron traídos a La Paz para que declaren ante el fiscal.
martes, 25 de junio de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

La Policía aprehendió en Beni a cinco personas dos de ellas menores de edad sospechosas de asesinar al dirigente cocalero de los Yungas Miguel Coico en la comunidad de Trinidad Pampa, el pasado fin de semana. Tres de los acusados fueron presentados anoche en la Felcc de La Paz.

“Se ha logrado identificar a cinco probables autores de este crimen que ha sucedido y obviamente las lesiones a estas dos víctimas. Una vez identificados, hemos coordinado trabajos con la Felcc de Trinidad, asimismo, en la ciudad intermedia de Riberalta, donde ya se los tiene aprehendidos”, informó el director de la Felcc de La Paz, Sergio Bustillos.

Los cinco sospechosos fueron aprehendidos en la población de Guayaramerín y luego fueron llevados a Riberalta antes de ser trasladados a La Paz para que declaren ante un fiscal. La Policía informó que para llegar hasta la primera localidad los sospechosos contrataron un vehículo.

René Rafael Lluta, su hijo Juan Carlos Rafael Mamani ( 25 años) y el hermano de éste Delmar Rafael Mamani (19 años) fueron presentados como los agresores que tenían machetes y cuchillos en las manos cuando emboscaron al otro grupo familiar. También fueron aprehendidos un adolescente de 15 años y una muchacha de 17, cuyos nombres se mantienen en reserva pues son menores de edad.

Miguel Coico - representante de autodefensa de Adepcoca, de 22 años- falleció la noche del sábado luego de ser apuñalado por esas personas que intentaron matar a la madre del fallecido, según versiones de las víctimas y de testigos.

Durante el ataque también resultaron heridos el hermano de Coico, Héctor Coico, de 20 años, y su prima Tatiana Coico, de 28 años de edad, ambos se recuperan en el Hospital de Clínicas de la ciudad de La Paz.

El choque entre pobladores de Trinidad Pampa empezó la noche del miércoles, cuando supuestamente se halló una poza de maceración de coca. Productores y campesinos denunciaron que dirigentes afines al MAS estaban  vinculados con el hallazgo.En respuesta, denunciaron que este grupo familiar atacó a los hermanos Coico, hecho que dejó también 12 heridos. El Gobierno dijo en primera instancia que se trata de una acción de Adepcoca y luego dijo que el hecho es por una disputa entre familias.

Sergio Pampa pide que se suspenda su declaración

ANF / La Paz

El dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) Sergio Pampa, a través de su abogado,
interpuso un memorial para pedir al Ministerio Público que suspenda la declaración programada por el caso de la muerte del secretario de hacienda de la Federación de La Asunta, afiliado a Cofecay, Eduardo Apaza.

“Hemos presentado un memorial justificando la inasistencia del señor Sergio Pampa, hemos entregado a la fiscal Yaneth Usnayo para que nos dé nuevo día y hora para declarar”, manifestó el abogado Omar Durán.

El miércoles 12 de junio Apaza fue asesinado por disparo de arma de fuego. Artemio Surco, según
la Policía, confesó haber cometido el delito junto con un amigo y dijo que incurrió en el crimen a pedido de Roberto Chira
Poma, quien presuntamente tiene nexos con los dirigentes Sergio Pampa y Édgar Bautista.

Sin embargo, en las declaraciones de Surco hubo contradicciones, pero pese a eso la Fiscalía sindicó a Pampa y lo citó a declarar por este hecho.

Durán dijo que ayer tenía que atender otra audiencia y no podía acompañar a Pampa en su declaración, por eso pidió la suspensión.

Mencionó que Pampa continúa en la clandestinidad y será él quien decida si se presenta o no a una posterior declaración ante la Fiscalía, porque en este caso “no hay las garantías suficientes ni la seguridad jurídica para un debido proceso”.

Para Loza, los conflictos responden a intereses

El dirigente de los cocaleros del trópico de Cochabamba Leonardo Loza aseguró ayer que los hechos de violencia ocurridos en los Yungas de La Paz, al interior de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), responden a intereses políticos, económicos y personales de algunos dirigentes.

“Hace mucho tiempo dentro de Adepcoca han primado intereses políticos (…), personales y económicos. Cuando los intereses económicos, personales y políticos no prosperan, muchos de los dirigentes llegan a agresiones e inclusive a este tipo de hechos tan lamentables”, declaró Loza a Los Tiempos.

El conflicto en Trinidad Pampa empezó el anterior miércoles, cuando un grupo de cocaleros
y campesinos encontraron una poza de maceración de droga. Denunciaron que fue instalada por dirigentes de grupos disidentes afines al MAS.

Los enfrentamientos entre ambos bandos dejaron varios heridos y un fallecido, por lo que la Policía envió un contingente para vigilar el lugar.

Al respecto, Loza manifestó que la asociación cocalera local debe buscar “la unidad” y defender la institucionalidad.

“Llamamos a la unidad y tranquilidad de Adepcoca, y no caer en ninguna intención política y económica”, señaló.

Sobre la presencia policial, el representante del sector reconoció que, en estos momentos, no es oportuna la intervención, puesto que podría agravar los conflictos, por el contrario, dijo que hace falta soluciones internas, diálogo y unidad entre los productores de la hoja de coca.

 

59
9

Otras Noticias