Matracas de vitrolas y parlantes wifi reviven 50 años de la fiesta

En la exposición hay diseños de buques, trenes y barriles de cerveza, entre otros. Las piezas pertenecen a la fraternidad Eloy Salmón que festeja cinco décadas.
martes, 11 de junio de 2019 · 00:02

Verónica Zapana S.  / La Paz

Con diseños que van desde   vitrolas hasta parlantes inalámbricos, una colección de matracas revive 50 años de historia de la  festividad del Señor Jesús del Gran Poder. Las piezas se exponen en el museo del templo del  Tata.

“Como un homenaje  a  la fraternidad Eloy Salmón por sus 50 años, estamos exponiendo una variada colección de matracas de esa agrupación”, contó  el párroco  del templo  de la fiesta del  Gran Poder, Marcelo Ramírez.

Un devoto  visita  el templo del Tata del Gran Poder.

En el segundo piso de la iglesia,     la fraternidad expone sus joyas:  decenas de  matracas. “Están desde la primera  que sacaron como agrupación, hace 50 años,  hasta la última”, dijo el sacerdote.

Página Siete visitó  el museo del templo y  observó  matracas con diseños de vitrolas, tocadiscos, máquinas de coser a pedal e incluso  manuales. La muestra incluye  réplicas de  barcos, buques, trenes, barriles de cerveza  y  parlantes inalámbricos. 

“Todas  las matracas fueron hechas en madera por los artesanos  y son  idénticas a los objetos reales, pero en miniatura”, remarcó.

A pesar del tiempo, las piezas se encuentran en buen estado, aunque algunas  ya  no tienen   la carraca o  el mango que hacen girar los danzarines. “Las matracas  guardan una gran historia. Si hablaran, contarían tantas cosas”, dijo uno de los fraternos de la morenada, Luis Orosco.

Explicó que esta danza pesada es parte esencial de la festividad del Gran Poder.  “No por nada son morenadas 22 de las 73 fraternidades que participan en esta entrada”, recalcó.

El “trac, trac, trac” que  se escucha cuando los bailarines mueven las matracas   es un sonido  muy característico de la  festividad del Gran Poder, añadió. 
 

El párroco explicó que esta exposición va cambiando cada año de acuerdo  con  una determinada  temática. “En 2018  hicimos la exposición de invitaciones de los pasantes mayores que fueron elaborando para sus fiestas principales”, comentó.

El museo tiene un año de funcionamiento y es ahí donde se exponen de forma permanente  los 33 vestuarios y mantos  el  Tata del Gran Poder. Conserva trajes que datan  de 1977 y que fueron entregados durante  la fiesta de la Santísima Trinidad. 

“Uno de los mantos más antiguos  del Señor tiene 42 años”, explicó el sacerdote, quien resaltó que la mayoría de los atavíos se caracterizan por el bordado en color oro.

Esta muestra también invita a conocer  cómo las prendas  han cambiado con el paso del tiempo. Hasta hace unos años, eran bordadas a mano y  actualmente el vestuario tiene más  decoraciones  con perlas pegadas en tela. 

Ramírez aseguró que  hay más de 42 prendas, pero   que con el paso del tiempo  varias se deterioraron. Por esa razón -comentó- los trajes  fueron almacenados  en otros espacios. En cambio, las piezas mejor conservadas se exponen en el museo. 

“Ahora tratamos de mantener estas prendas en un espacio donde no  estén expuestas a la   humedad ni al sol. Se guardan además  en bolsas después de una exhaustiva limpieza”, sostuvo.

 Durante el primer año del museo del templo del Tata, según los administradores,  ingresaron cerca de 200 personas, entre nacionales y extranjeras.


 

8
6